Las clínicas del Alto Valle no atenderán por Ipross

Las clínicas del Alto Valle no atenderán por Ipross

Es por un “viejo y millonario pasivo” que reclama la entidad a la obra social rionegrina desde el 2015. Esperan que se reabra el diálogo. Así lo anunció ayer la Federación de Clínicas de Río Negro (Feclir), “ante la falta de pago de la abultada deuda que mantiene la obra social” con la entidad, según argumentaron, y “la incertidumbre respecto del futuro de la misma”.

La Federación indicó que no se está brindando atención sanatorial a los afiliados comprendidos entre las localidades de Villa Regina a Cinco Saltos, y en caso de necesitarlo éstos deberán abonar los gastos de internación y reclamar posteriores reintegros a su obra social.

El nuevo reclamo, informó ayer el empresario del sector Roberto Bernardini, se debe a un “viejo y millonario pasivo” que reclama la entidad que nuclea a clínicas y sanatorios privados de la región desde el 2015.

“Esto se debe a una deuda que mantienen con nosotros fundamentalmente por prestaciones extracápita y otras, que no han pagado”, señaló el profesional. “Es lo de siempre, siguen con promesas de pago, no cumplen o pagan en forma parcial y para nosotros es imposible seguir financiando el sistema”, sostuvo.

Si bien no se brindaron cifras precisas sobre el reclamo, se deslizó que rondaría los 50 millones de pesos. A este importante monto deberían “anexarse” además los incrementos previstos por la actualización de valores en el nuevo convenio. Este monto contempla desde los costos de internación, hasta la provisión de insumos y medicamentos. La principal queja se centra en pasivos originados desde noviembre de 2015 hasta octubre de 2016, pero se mencionó que existen también deudas que datan del 2011.

Bernardini explicó que ha habido reuniones con las máximas autoridades de Ipross y de provincia, con quienes se pretende acordar un plan de pagos, pero hasta el momento no se llegó a buen puerto.

“Tenemos que hacer frente al pago de sueldos, al aumento de los insumos que el año pasado fue de un 40% por la inflación, los medicamentos subieron un 58% y, si no pagan, es imposible sostener la relación”, explicó Bernardini, uno de los directivos de Feclir.

Se espera que autoridades de la obra social los convoquen nuevamente para retomar el diálogo que, por el momento, está estancado y perjudica a miles de afiliados en la región.

0
Share