Pichetto impulsó una investigación por los contratos de la Casa Rosada para adquirir vacunas

Pichetto impulsó una investigación por los contratos de la Casa Rosada para adquirir vacunas

En medio de una enorme polémica por la demora en la llegada de las vacunas contra el coronavirus, el auditor general de la Nación, Miguel Pichetto (JxC), impulsó una investigación por los contratos de la Casa Rosada para adquirir lotes de Sputnik, Astrazeneca y Sinopharm.

Es que el presidente Alberto Fernández había anunciado a fines del 2020 un total de 20 millones de dosis para febrero de este año. Según los 3 directores opositores de la AGN, la Argentina ya pagó el 50% de los contratos, recibió solo el 20% de lo acordado y el Gobierno argentino no reclamó a los laboratorios.

A su vez, pide una respuesta a la Casa Rosada por el caso COVAX. Entienden que Argentina solicitó el cupo mínimo y no el máximo ofrecido por la OPS/OMS.

Por otro lado, Pichetto y el presidente de la AGN, Jesús Rodríguez (UCR) piden explicaciones por el caso Pfizer. Si bien no hay un contrato firmado, se solicitará precisiones sobre porqué el Gobierno nacional decidió finalmente dar por terminadas las conversaciones con el laboratorio estadounidense que produjo el antídoto con los alemanes de BioNTech.

Pichetto había reclamado en marzo: “Cualquier país bananero de cuarta compró la vacuna de Pfizer y nosotros no. No se explica coherente. Hay que explicarle a la gente”.

El presidente Alberto Fernández afirmó ayer a El Destape que “nunca se interrumpió” la negociación con el laboratorio Pfizer para la compra de vacunas contra el coronavirus y sostuvo que es “un delirio” especular con que la Argentina no quiere adquirirlas a esa firma “por cuestiones ideológicas”.

En una comunicación muy rara sobre el caso, el jefe de Estado, quien días atrás había pedido que le explicaran el tema Pfizer, preguntó ahora: “¿Cuál fue la primera vacuna que aprobó la Argentina?” Y se respondió: “Pfizer”.

“¿Por qué dicen que no la quiero comprar? Sucede que las condiciones (del laboratorio) me ponían en una situación muy violenta de exigencias y comprometía al país. Dije que ‘esto no lo puedo firmar porque me están pidiendo cosas desmedidas”, reiteró.

Pero aclaró que “la negociación con Pfizer nunca se interrumpió” y advirtió que la empresa “cumplió en parte (de los países) e incumplió en muchos” otros con los que había sellado contratos.

“Siento que hubo más obstáculos que puso Pfizer para no firmar el contrato que los que pusimos nosotros”, señaló, pero destacó que “la vacuna de Pfizer es muy buena, como la Sputnik, la AstraZeneca o la Sinopharm”.

Fernández enfatizó que “es un delirio decir que no quisimos comprar (a Pfizer) por razones ideológicas”.

“Si se aplica un poco la lógica, hubo 100 millones de vacunas reservadas en Estados Unidos pero también Pfizer tiene problemas en Europa”, agregó.

De todas maneras, llama poderosamente la atención que la AGN o la oposición no se pregunte por otras vacunas como Moderna o Johnson & Johnson.

Tan interesante como el caso Pfizer sería también saber porqué Argentina no inicia conversaciones con Johnson & Johnson por la vacuna Janssen, que es one shot y acaba de ser aprobada en México por el amigo de Fernández, Andrés Manuel López Obrador.

Share
A %d blogueros les gusta esto: