La otra cara de la crisis: m谩s de 7 millones de argentinos sin empleo

La otra cara de la crisis: m谩s de 7 millones de argentinos sin empleo

馃Э En la jerga de los economistas, una de las variables determinantes de la capacidad de generar riqueza es la tasa de participaci贸n de la poblaci贸n en el mercado de trabajo, cuanto m谩s alta es, y en particular logra su objetivo de obtener un puesto por un salario o una renta en el caso de los emprendedores y ocupaciones independientes, m谩s elevado es el valor bruto de producci贸n; las otras son la cantidad de empresas y la disponibilidad de capital para inversi贸n productiva, principal fuente creadora de empleos netos por a帽os (la tasa de entrada supera a la de salida).

En la Argentina, seg煤n la 煤ltima medici贸n de la Encuesta Permanente de Hogares del Indec, la oferta laboral no s贸lo no es tan relevante como en la mayor parte del planeta, sino que peor a煤n muestra un virtual estancamiento en torno al 46% / 47% del total y por debajo del 60% en el segmento espec铆fico de mayor concurrencia, como es el de 15 a 64 a帽os, y peor a煤n, cay贸 en casi dos puntos porcentuales de la poblaci贸n total desde el inicio de la presidencia de Alberto Fern谩ndez.

En t茅rminos del total de la poblaci贸n esa brecha representa aproximadamente un mill贸n de personas que se retiraron del mercado laboral al no poder satisfacer su objetivo de recuperar el empleo perdido o ingresar a la primera ocupaci贸n por un ingreso monetario.

Pero el denominado 鈥渆fecto desaliento鈥 a buscar un empleo remunerado o rentado, en blanco o en negro no se limita a la diferencia entre las tasas de participaci贸n actual y la hist贸rica, sino tambi茅n a la que surge de comparar con la que promedia en el mundo, o, peor a煤n, m谩s acotado, con la proporci贸n promedio que el Banco Mundial registr贸 en los 5 pa铆ses lim铆trofes de la poblaci贸n de 15 a 64 a帽os.

Seg煤n Infobae, el 煤ltimo dato actualizado por el organismo a fines de octubre arrojaba una media para ese segmento et谩reo de los habitantes de 66,5 por ciento, 8,1 puntos porcentuales m谩s alto que para esa franja midi贸 la 煤ltima EPH del Indec para la Argentina. La extrapolaci贸n al total pa铆s arroja la falta de 4,6 millones de personas en la b煤squeda de un puesto laboral a las estimadas 21,4 millones de personas. Se trata de 17% de desempleados que no forman parte de esa estad铆stica, pero claramente gravitan en la brutal tasa de pobreza, cercana al 50% del total de la poblaci贸n, medida por nivel de ingreso monetario.

鈻禠as causas

1. Legislaci贸n laboral: La persistencia de normas dictadas a mediados de los 70 y con m铆nimas modificaciones y actualizaciones respecto de los cambios que forzaron desde los 90, con la globalizaci贸n de las comunicaciones, primero, y la digitalizaci贸n e innovaci贸n m谩s reciente, se ha constituido en la principal barrera de entrada al mundo laboral.

Basta observar que la tasa de desempleo entre los varones de 14 a 29 a帽os sube de 9,6% del promedio general informado por el Indec a 17%; y escala a 24,9% de las mujeres de esa franja et谩rea;

2. Falta de oportunidades: del total de ocupados el Indec estim贸 que s贸lo 72,6% lo hace en relaci贸n de dependencia (asalariado), y de ese conjunto casi un tercio en negro, o 鈥渟in descuento jubilatorio鈥, como lo define el organismo oficial de estad铆stica; apenas 3,7% lo hace como empleador 鈥撯減atr贸n鈥 y casi un cuarto por cuenta propia (aut贸nomo, monotributista, y en menor medida sin remuneraci贸n en un emprendimiento familiar);

3. Cierre de la puerta de salida: habitualmente, como ocurre desde el inicio de la crisis sanitaria de Covid-19, las recurrentes crisis que caracterizan a la Argentina llevan al gobierno de turno a decretar la prohibici贸n de despidos, pese a que ninguna actividad y emprendedor tiene el 茅xito asegurado desde el inicio;

4. Pobre capacitaci贸n: la mayor parte de los empleados y los que m谩s crecen actualmente son los t茅cnicos y los no calificados, en tanto se retrajo en el tercer trimestre en dos puntos porcentuales la incorporaci贸n de profesionales a la actividad privada, y virtualmente se estanc贸 la participaci贸n de los operarios calificados.

5. M铆nima tasa de inversi贸n en m谩quinas y equipos: como corolario de todo lo anterior, sumado a la creciente presi贸n tributaria y regulaciones de los negocios de las empresas, el ingreso de capitales para la actividad productiva -sea por ingreso del resto del mundo, sea por capitalizaci贸n de ganancias- se ha reducido a m铆nimos hist贸ricos, m谩s a煤n medido en el equivalente en d贸lares que como porcentaje del PBI.

De acuerdo al informe publicado por Infobae, mientras persistan todas esas trabas y desincentivos a la inversi贸n privada, tanto interna como m谩s a煤n del resto del mundo, el mercado de trabajo seguir谩 dominado no s贸lo por la precariedad de los puestos laborales, baja productividad media y salarios muy por debajo de la media de las naciones avanzada e incluso en desarrollo, sino tambi茅n por la incapacidad de absorber la alt铆sima cantidad de personas ociosas en la plenitud de la vida activa, una asignatura clave a resolver por los gobernantes para achicar la enorme brecha que se abri贸 entre el PBI actual y el potencial en funci贸n de los enormes recursos naturales y humanos que se mantienen ociosos.

0
Share