Destacadas

DATA INTERNACIONAL

Publicado

en

El próximo presidente o presidenta de Estados Unidos tendrá el mundo en sus manos. Decisiones que afectarán a todas las regiones, América Latina (nuestro patio), Asia, Medio Oriente, hasta Europa en parte, y más. Esta semana entrante sabremos quién será. Para muchos, saldremos de una duda que a veces no deja dormir a empresarios, inmigrantes, la clase media, los millonarios y hasta a los niños

Esta semana tuve el placer de compartir con el gran periodista y escritor peruano Jaime Bayly, quien me invitó a su programa de televisión. Fue un honor estar sentada frente a tan agudo entrevistador. Y me hizo una pregunta que me dejó pensando. ¿Será que Donald Trump si no llega a ser presidente seguirá intentando la política? Y creo que esa misma pregunta va para Hillary Clinton, pero no necesariamente porque quedan dudas de si seguirá o no (ya que ella siempre ha estado en el mundo político) sino más bien, después de dos pérdidas fuertes en elecciones presidenciales (una primaria frente al presidente Barack Obama, y si perdiera esta) ¿se dará por vencida?

Creo que todos estamos claros que esta elección no ha despertado la pasión demócrata sino la de los seguidores de Trump, fuesen republicanos, o frustrados por su situación económica. Aunque la realidad sea que los indicadores económicos no muestran que Estados Unidos está mal, la clase media lo sigue pasando regular. En materia económica (y la gente vota con el bolsillo en mente) Trump propone traer empleos a Estados Unidos (no ha dicho exactamente cómo), y de esa forma que los salarios suban porque a las empresas técnicamente les debería ir mejor y los empresarios subirían los salarios (no ha pasado así en las pasadas décadas). Hillary propone subir el salario mínimo, lograr que el Congreso o los estados o las ciudades legislen y lo cambien a $15 la hora o algo similar. Dos conceptos completamente distintos, pero acordes a cada partido, tanto republicano como demócrata.

Esta semana ambas campañas han saturado la tele, la prensa y hasta YouTube, con comerciales, mayormente negativos. Así se están ganando sus últimos votantes, no con propuestas sino con críticas del otro. Se han visto los videos más horrendos, críticas a Hillary por “criminal” y a Trump por “unfit” o no apto para ser presidente. Para muchísima gente ha sido la contienda del “menos peor”. Pero no nos equivoquemos. Entre los demócratas, los que en muchos casos no protestan, no envían mensajes, no se fanatizan, tienen clara su admiración por Hillary.

Ella despierta amor y odio. Muchos piensan que votar por Trump es lo correcto porque él no es Hillary. El mismo exacto efecto de los comerciales de televisión: “vota por mí porque yo no soy malo”. No porque haya propuestas agudas y contundentes. Esta semana vino una vez más a Miami. ¿Y cómo no? La Florida es determinante para Trump. Tiene que ganar la Florida y obviamente otros más, pero la Florida sin duda. En las últimas dos semanas ha subido en las encuestas.

La Florida está empatada (¿tipo año 2000?). Esta es mi última columna antes de saber quién llevará nuestro país por los próximos cuatro años. ¿La lista de deseos? Que se informen sobre propuestas antes de ir a votar, que no voten por pasión sino por conciencia, que se acuerden que hay demasiadas decisiones importantes que tendrá que realizar el próximo Presidente. Decisiones que cambiarán este país para siempre. Que venga la democracia. Y que el perdedor acepte la derrota como es costumbre en este país.

Tendencia

Exit mobile version