Conectate con nosotros...

Nacionales

DATA NACIONAL

Publicado

en

Una nota que traerá polémica, pero bienvenida la discusión. Roberto García desde su columna del diario Perfil se enfoca en el tema jubilatorio. Toma como ejemplo la última polémica planteada en el ámbito del Poder Judicial, pero se pregunta si como en otras partes del mundo, en Argentina también no debería darse el debate sobre la edad jubilatoria

 

Con desparpajo manifiesto, unos quieren quedarse y otros, resignados, deben irse. Parece una discusión sobre la permanencia en la Casa Rosada, de la inacabable codicia de los políticos por aferrarse al poder. En rigor, se trata de otro tipo de controversia y de una misma ambición, nacida en la gerontología judicial: la jubilacion extendida a los 75 años o más para los jueces, según su libre albedrío (ya que, si lo desean, pueden irse antes a la casa, a los 60, y con el haber casi completo). Privilegio exclusivo que responde a ser adherente del club de Comodoro Py, obviamente distinto al resto de los ciudadanos, que se conforma con el retiro obligado a los 65, ni antes ni después, paradójica desventaja de los que pagan impuestos en relación con los que legalmente no lo hacen. Parece una exagerada diferencia entre unos y otros en materia de libertad laboral, una década, handicap extraordinario entre los habitantes del mismo lugar y cuando lo más importante de la vida es el tiempo, según precisan filósofos y divulgadores hasta en los sobres de azúcar. Ni siquiera hay que apelar a esa rama: es poco entendible hasta para un cultor elemental del Derecho.

 

Antecedente Fayt. Como se sabe, ya hubo un venerable magistrado que impuso su propia doctrina: Carlos Fayt, devoto de otras libertades para molestia y escándalo del cristinismo, quien decidió quedarse sine die en el cargo hasta la partida de la ex mandataria, renunciando poco antes de morir, aproximándose a los 100 años. Se escudó en que él ya habitaba el Palacio antes de que una norma le fijara límites, un preexistente a la Constitución de l994. Casi un guerrillero del foro: sólo salgo del edificio con los pies para adelante. Hoy, otra dama de ese mismo cuerpo, respetada políticamente según las épocas, la señora Elena Highton de Nolasco, afectada como Fayt por cuestiones de salud, decidió no abandonar la Corte a los 75 años, al revés del objetado Eugenio Zaffaroni, incurso en similar canon administrativo. De aquí no me muevo, afirmó, casi jocosamente debido a que su consistencia física no se corresponde a tamaña valentía. Pero su fortaleza y empecinamiento se ampararon en artilugios que graciosamente habilitan los libros abogadiles, en invocaciones constitucionales y paraconstitucionales, hasta en otorgarle una validez superior al núcleo básico que dos partidos instrumentaron antes de la reforma del 94, estirando su continuidad amorosa con el curul romano hasta que la muerte nos separe. No hubo resistencias, le otorgaron la razón del beneficio: hay que entender, además, el significado de Supremo.

Sin apelaciones, logró lo mismo otra magistrada relevante, influyente, la madrina de todas las instancias electorales, María Servini, quien a los 80 aún porfía para permanecer en el fuero penal. A pesar, claro, de que la Corte suscribió el cese de tareas en la Justicia para las mayores de 75. Ni piensa renunciar, más bien batallar, se cobija en argumentos de Fayt y de Highton, no sigue a otros que presentaron dimisión, y alega con más de un fundamento que la pretensión de su eventual reemplazo obedece a una operación política que le atribuye a su enemigo doméstico, titular de la Corte, Ricardo Lorenzetti, al que tiene bajo observación en dos expedientes. Une criterios para la escaramuza con Elisa Carrió; entre ambas suponen que el odiado hombre que se hace reelegir por anticipado en el cargo deberá exponerse a un juicio político antes que una cimitarra legal la prescinda a Servini del cargo. Conviene señalar que otros setenta magistrados pasados en años límite observan atentos la evolución de este conflicto de edad, tan común para ellos como infrecuente para los comunes.
El sillón es mío. Justificativos o argumentos aparte, ni a tiros quieren dejar el sillón a los 75 años. Se sienten útiles, dominantes, conservan una vocación de servicio y, por supuesto, se creen insustituibles. Es de imaginar que el resto de la población activa, no perteneciente a la colectividad judicial, debe compartir ese espíritu de resistencia al que obligan abandonarlo a una edad más temprana todavía, a los 65 años.

 

Todo esto como si una fuera menos tercera edad que la otra. Se entiende este fenómeno a partir del progreso evidente en alimentación y salud que amplió la vida, al menos en comparación con los estándares en que Franklin Roosevelt determinó a mediados del siglo pasado la jubilación a los 65 años como gesto de solidaridad con los trabajadores y, también, con la obvia inquietud de capturar votos. Pero entonces, alcanzar el premio a los 65 años constituía casi una quimera: llegaban exhaustos, deshechos a ese momento, era un umbral que entonces le costaba superar a la mayoría de la gente, morían antes o pasaban la frontera de la vida por escasos centímetros. Casi keynesiana la medida.

 

La discrepancia entre personajes hoy del Poder Judicial excede ese marco: el tope de 65 años se vuelve incompatible no sólo con una expectativa de vida más larga y en progreso, sino con la vigencia económica del sistema jubilatorio, perforado por cuatro costados (al cual, por otra parte, los gobiernos de antes y el actual han nutrido con mayor cantidad de beneficiarios que ni siquiera aportaron). Japón y Europa ya advierten el desastre de que los trabajadores activos no cubren a los pasivos. Aun en bancarrota, el brasileño Temer propuso un cambio, mientras en la Argentina ningún partido se asoma a ese colapso venidero. Ni los modernos de Cambiemos, que juran disponer de un esquema imaginativo para después de las elecciones, tan brillante quizás como el último de los precios o de las cuotas o el de la l25 de Cristina.

Una evasión para no ver el choque.

Nacionales

El Gobierno convocará a una mesa con representantes empresariales y sindicales

Publicado

en

El secretario de Trabajo, Julio Cordero, reveló que el Gobierno nacional convocará a una mesa tripartita conformada con representantes sindicales, empresariales y del Poder Ejecutivo. Según detalló, lo hará tras protagonizar un encuentro a solas con los triunviros de la Confederación General del Trabajo (CGT), y a posterior, una con autoridades de las cámaras empresarias.

“En un marco de esperado diálogo, se va a convocar a una mesa tripartita donde está representado el sector gremial sindical, el sector gremial empresario y el gobierno, mirando, escuchando y participando”, reveló el funcionario en diálogo con Radio Rivadavia.

Según definió, la mesa será “a contenido abierto”, por lo que esperan que la central obrera lleve sus reclamos y avance con la reglamentación de la Ley Bases en la que trabajo. “Todos los otros temas que tienen que ver con el contenido laboral se ponen arriba de la mesa. Esto en el marco del diálogo. La ley tardó un montón, pero se generó un diálogo, un consenso, sucedió que fue al Congreso. Esto genera un debate nacional que es fantástico”, destacó.

Por otra parte, Cordero contó además que la reunión del martes con Héctor Daer, Pablo Moyano y Carlos Acuña surgió de un pedido de la central y detalló que apuntará a discutir sobre la necesidad de una modernización laboral, uno de los 10 puntos del Pacto de Mayo.

“El rumbo lo marca el presidente Javier Milei que lo hace de una manera impecable. También el ministro (de Economía, Luis) Caputo. Esto es simplemente el marco hacia donde hay que ir. Luego, dentro de eso, se ponen las cosas arriba de la mesa y la forma. Ya estamos en condiciones de decirle a los argentinos que cuando tienen una necesidad puntual contraten a las personas”, desarrolló.

En la misma línea, puntualizó: “Cuando uno piensa en el sindicalismo, lo que piensa es que cuando el empleador hace algo que no corresponde, lo manifiestan, lo expresan e inclusive tienen el derecho de huelga. Pero, por otro lado, cuando el trabajador hace algo que no corresponde, también se dan vuelta de una manera afectuosa, porque se trata de la representación de los trabajadores, y le dice, eso no corresponde”.

Para el secretario de Trabajo hay un cambio de época en algunos sectores gremiales que ya no ven en los paros una herramienta gremial. “La gente ya no pide más un paro, no quiere más paro. El paro justamente paraliza”, definió al tiempo que reveló que trabajan en nuevos cambios laborales.

Por último, aseguró que la desocupación “es una ocupación” para su cartera y una “obsesión” para la ministra de Capital Humano, Sandra Pettovello, aunque evitó dar plazos para la reactivación. “Nos estamos ocupando a través de los planes de volver al trabajo. Cuanto más gente quiera trabajar es mucho mejor para la Argentina, eso sube el índice. Pero no hay plazos, sí tienen que ser los más cortos posibles”, concluyó.

Seguir Leyendo

Nacionales

Milei llegó a EE.UU para participar de una conferencia con multimillonarios

Publicado

en

El presidente Javier Milei aterrizó pasadas las 10.30 (hora local) en Estados Unidos, en lo que configura su quinta visita, para participar de una conferencia de multimillonarios que se realiza en el estado de Idaho. El evento que inició el 10 de julio tiene lugar en un lujoso resort ubicado en el centro turístico invernal Sun Valley.

El mandatario viajó en un vuelo privado acompañado por la secretaria General de la Presidencia, Karina Milei; el ministro de Economía, Luis Caputo; el jefe de asesores, Demian Reidel, y se sumará a la comitiva el embajador en Estados Unidos, Gerardo Werthein.

Según supo la agencia Noticias Argentinas, será un viaje exprés, ya que el mandatario planea retornar al país este domingo previa escala en Guayaquil.

Si bien hasta el momento no hay detalles de la agenda, se espera que la 41ª conferencia anual de finanzas, organizada y financiada por la empresa de inversiones privadas Allen & Company, esté atravesada por las elecciones en Estados Unidos y el impacto en el mundo laboral y empresarial.

El voceo presidencial, Manuel Adorni, anticipó en conferencia de prensa que el mandatario tendrá una serie de reuniones con empresarios y que el sábado a las 12.35 va a disertar durante 25 minutos en el conferencia anual Sun Valley.

En la previa a su partida, la onceava salida del país desde que asumió el 10 de diciembre, el mandatario destacó su participación en la conferencia al asegurar que se reunirá con “los empresarios más importantes del mundo” en un evento que atrae a directores ejecutivos, inversiones y empresarios de alta alcurnia.

Los oriundos del lugar denominan el evento que inició el 10 de julio como “el campamento de verano para multimillonarios”, y para la fecha se esperan vuelos privados de todos los puntos del mundo.

Se espera que el mandatario se encuentre con personalidades como Sam Altman, CEO de OpenAI; Mark Zuckerberg, de Meta; Bill Gates, en representación de Microsoft; Tim Cook, de corporación Apple, y Bob Iger por Disney; entre otros.

Viajes a Estados Unidos

Con este, Milei acumula cinco viajes a Estados Unidos en lo que va de su gestión. Inició esa agenda en Washington DC, cuando el 23 de febrero concretó el primer cruce con Donald Trump en el marco de la Conferencia de Política de Acción Conservadora (CPAC); y algunos meses más tarde en Miami, donde fue condecorado por la organización Jabad Lubavitch y visitó la fábrica de Tesla para un encuentro con el empresario Elon Musk.

Por su parte, el tercer destino fue Los Ángeles: allí volvió a reunirse con Musk y disertó en una conferencia del Instituto Milken. Hace algunos meses, el 28 de junio, dio el presente en una convención de empresarios en San Francisco y se retrató junto a Zuckerberg.

En una nueva escapada fugaz, el pasado fin de semana el jefe de Estado también voló a Brasil para entrevistarse con el expresidente Jair Bolsonaro y disertar en la Conferencia de Política de Acción Conservadora (CPAC) que se realizó en la ciudad de Camboriú.

Seguir Leyendo

Nacionales

Bullrich compra pistolas por 6 millones de dólares evitando a la sindicatura

Publicado

en

El Ministerio de Seguridad, encabezado por Patricia Bullrich, adjudicó una compra directa de pistolas semiautomáticas a la empresa Bersa S.A. por un total de 6.144.800 dólares.

La compra incluye pistolas semiautomáticas doble acción calibre 9×19 mm y escopetas calibre 12 gauge destinadas a las Fuerzas Policiales y de Seguridad Federales y el negocio se llevó adelante a través de la contratación bajo el expediente 32796967.

Argumentando la emergencia, el ministerio que conduce Patricia Bullrich logra evitar que la mencionada compra sea “excluida del Control de Precios Testigo conforme lo establecido de la Sindicatura General de la Nación”.

Las firmas que fueron desafectadas de la contratación gubernamental son Trompia y Buccello.

La medida se enmarca en la Resolución N° 107 del 8 de marzo de 2024, que convocó al Comité de Crisis para restablecer la seguridad en Rosario, y en la Resolución N° 409 del 21 de mayo de 2024 que autorizó la convocatoria de la contratación directa.

El financiamiento de la compra se imputará a la partida presupuestaria del Ministerio de Seguridad para el ejercicio 2024.

Seguir Leyendo




Redes Sociales

Tendencia