Tren Norpatagónico: crearían unos 3.000 puestos de trabajo directos

Tren Norpatagónico: crearían unos 3.000 puestos de trabajo directos

Poner sobre las vías el Tren Norpatagónico permitirá sacar de las rutas del Alto Valle unos 100 camiones por día.

Ese es uno de los datos más destacados en las presentaciones del proyecto que está haciendo el gobierno nacional durante esta semana, ante intendentes y diputados de Río Negro y Neuquén.

La información también incluye aspectos relacionados con las frecuencias, la velocidad y la seguridad del futuro sistema, que apunta a conectar Vaca Muerta con el puerto de Bahía Blanca.

En este sentido, desde el Ministerio de Transporte aseguran que los vecinos del Alto Valle verán pasar en el 2023 hasta tres formaciones por día, que ya no viajarán a 12 ó 16 km/h como lo hace el servicio actual de Ferrosur sino que aumentará a 40 o 50 km/h.

De esta manera, la espera frente a un paso a nivel no sería superior a los dos minutos, según las estimaciones oficiales.

La iniciativa prevé que esas intersecciones en las zonas urbanas incorporen tecnología y elementos de protección, para evitar accidentes durante el tránsito por los sectores más poblados.

El programa radial de “Río Negro” (FM 100.9 de Roca) entrevistó ayer a Guillermo Fiad, presidente de Trenes Argentina Infraestructura, quien ratificó la intención de licitar en enero el proyecto, que prevé una inversión de 780 millones de dólares para mejorar unos 600 kilómetros y construir desde cero otros 100 kilómetros de vías entre Bahía Blanca y Añelo.

El funcionario destacó la posibilidad de crear unos 3.000 puestos de trabajo directos a partir de las obras, pero dijo que por encima de todo, el Tren Norpatagónico es una apuesta a modificar la matriz logística productiva de la región.

“Por muchos años, décadas, no se ha invertido en el tren como debió ser hecho. Pasamos de transportar más de 40 millones de toneladas al año hace 70 años a menos de 20 en la actualidad”, describió Fiad.

El plan está pensando a partir del sistema de Participación Público Privado y si todo sale como está previsto, en el segundo semestre del 2019 se iniciarían los trabajos, proyectados a cuatro años.

Entre las claves del nuevo esquema está la apertura al máximo del mercado de transporte, permitiendo que los trenes “petroleros” convivan con otros para el traslado de insumos o producción.

“Vamos a pasar a un sistema abierto, donde el Estado va a dejar que operadores privados brinden el servicio de transporte de carga. Las empresas van a tener distintas opciones de transporte”, explicó Fiad.

El funcionario también adelantó que se reubicarán las playas de carga y descarga en zonas más alejadas de las ciudades.

“Vamos a tener nuevos cerramientos, barreras automáticas, una cantidad importante de mejoras. Y por supuesto, sacar camiones de la ruta que hoy generan congestión, ruido, impacto en el medio ambiente, accidentes. El paso de un tren elimina a 100 camiones de la ruta diariamente. Eso va a ser una mejora sustancial en la calidad de vida de todos los rionegrinos y neuquinos”, prometió.

Share