Río Negro tiene un primer diseño para el retiro de estatales

Río Negro tiene un primer diseño para el retiro de estatales

Weretilneck ya tiene un proyecto, con tres variables, pero centrado en los estatales con menor antigüedad, que podrán cobrar hasta 30 asignaciones, del 70% del actual haber. Los próximos a jubilarse recibirán 36 mensualidades.

El monto de las asignaciones -que se basarán en el 70% del haber neto del estatal- surgirán de una escala a partir del tipo de retiro del inscripto o de los años de antigüedad.

Nación confirmó un financiamiento para ciertos programas y el gobierno de Alberto Weretilneck ya dispone de un proyecto confeccionado por Economía, que fue distribuido a los ministros y se analizan en las distintas áreas de Recursos Humanos. Ya existieron algunas observaciones y, seguramente, existirán ciertas modificaciones.

En principio, el programa inicialmente elaborado establece tres segmentos: los estatales con poca antigüedad; aquellos con edad próxima a la jubilación, y los empleados mayores, sin años de aportes suficientes.

La norma consigna características de exclusión para quienes tengan cargos “disciplinarios”, causas penales en perjuicio de la administración pública y, entre otros impedimentos, reclamos judiciales o demandas administrativas contra el propio Estado.

Además, se prevé un registro de retirados y que su adhesión voluntaria implica una “renuncia irrevocable” a la planta permanente de cualquier organismo y, tampoco, podrá volver a cumplir con “ninguna labor contratada con el Estado hasta cumplir con 10 años de percibir la última cuota del beneficio”.

La asignación comprenderá al 70% de la remuneración “neta mensual, normal y permanente”, con la exclusión de viáticos y aguinaldos mientras que si “podrá considerarse” en la liquidación hasta un 50% aquellos conceptos en horas extras, guardias, fondo estímulo y asignaciones familiares.

Según trascendió, el gobernador tiene especial expectativa en el “retiro voluntario” con menor antigüedad, que son la mayoría en el Estado rionegrino. La compensación prevista inicialmente establece una suma con la baja y, además, pagos mensuales de hasta dos años.

El diseño -según los años- programado por rangos llega a 30 asignaciones -es decir, pagos del 70% de las remuneraciones- en los agentes “de 10 o más años”, abonándole seis con la baja y otras 24 cuotas mensuales. Esa escala comprende otros cinco tramos: “de 8 a 10 años”, con 20 asignaciones (4 iniciales y 16 mensuales); “de 6 a 8 años”, con 15 pagos (3 al inicio y 12 cuotas); “de 4 a 6 años”, con 10 montos (2 y 8, respectivamente) mientras que los que tienen “de 2 a 4 años” no tendrán suma con la baja pero si cobrarán seis cuotas.

Las otras desvinculaciones están enfocadas en los agentes próximos a jubilarse o aquellos mayores, sin aportes suficientes. En el primer caso, la provincia propone un plan de retiro anticipado para los estatales con menos de cinco años para adherirse a la jubilación, a quienes se les ofrecerá mensualidades durante tres años, siempre entendiendo esas asignaciones serán un 70% de los haberes actuales.

El último esquema se orienta a mayores con edad jubilatoria cumplida pero que no llegan a los años de servicio necesarios para su beneficio previsional. Esos estatales podrán acceder al pago de asignaciones en un plazo de dos años, es decir, 24 cuotas mensuales.

Un ingreso por tres bajas
El esquema gubernamental -en análisis en el gabinete- contiene también pautas para cubrir esas vacantes, priorizando el objetivo que con los retiros se busca reducir la planta de personal y limitando entonces nuevas incorporaciones.

En ese sentido, el proyecto establece que el retiro solicitado “deberá contar con una autorización de la máxima autoridad del área u organismo”, y el pedido puede ser rechazada por “razones de servicio”.

Además, los ministros tienen una restricción en las incorporaciones. Se “podrá cubrir un cargo vacante por cada tres retiros efectivizados”, consigna la iniciativa planteada por el gobierno de Weretilneck.

La planta del Estado rionegrino total ronda los 57.300 agentes, de los cuales, el Poder Ejecutivo tiene unos 54.000 empleados.

Share
A %d blogueros les gusta esto: