Para la Justicia, Boudou y su entorno se quisieron quedar con la ex Ciccone

Para la Justicia, Boudou y su entorno se quisieron quedar con la ex Ciccone

Por primera vez un ex vicepresidente de la Nación se sentó en el banquillo de los acusados por una causa de corrupción. El caso de Amado Boudou, que alguna vez aspiró con suceder a Cristina Kirchner en la presidencia, rompe otro récord: es su segundo juicio en menos de seis meses. Ayer se realizó la primera audiencia por el juicio oral que definirá si el ex vice se quedó con la máquina de hacer billetes a través de la compra de la ex Ciccone Calcográfica, la imprenta más grande del país y con capacidad para imprimir dinero.

Fue de hecho el fiscal del juicio, Marcelo Colombo, quien apuntó a la responsabilidad de Boudou y su entorno para quedarse con la máquina de hacer billetes. “Lo que estamos tratando de probar es la apropiación de tres personas, Alejandro Vandenbroele, José María Núñez Carmona y Boudou de lo que fue en su momento la empresa Ciccone”, dijo en declaraciones a radio Mitre.

En el arranque del proceso, el abogado de Boudou Eduardo Durañona, pidió la nulidad del juicio y apuntó, aunque sin nombrarlo, a la supuesta responsabilidad del ex jefe de la AFIP Ricardo Echegaray en la maniobra. Durañona hizo referencia a la causa que investiga el rol de la AFIP en la reestructuración de la deuda de Ciccone. El proceso continuará el próximo martes a las 9.30.

En el inicio del juicio por la maniobra que incluyó la compra, el salvataje financiero y la contratación del Estado de Ciccone, el ex vice se mantuvo serio y con la mirada siempre fija en los jueces que integran el TOF 4: Pablo Bertuzzi, Néstor Costabel y Gabriela Núñez Íñiguez. Se mostró tranquilo y metódico al momento de acomodar sus pertenencias sobre el escritorio

Para el fiscal Colombo, la maniobra se realizó “a partir de una situación económica que estaba viviendo la empresa Ciccone, que estaba en quiebra. Es decir, ahí está el entramado de lo que fue este arreglo que en definitiva implicó el traspaso del 70 por ciento de las acciones a The Old Fund que estaba comandada visiblemente por Vandenbroele. Y la hipótesis que la fiscalía busca probar en este juicio de que detrás de él estaban Núñez Carmona y Boudou”.

A Boudou no lo acompañó nadie más que su abogado defensor, Eduardo Durañona con quien llegó minutos antes de las 9.30, hora fijada para el inicio del juicio. De traje oscuro, afeitado, y corbata azul ingresó con una carpeta bajo el brazo de la que no se desprendió en ningún momento.

En la Sala AMIA todo estuvo dispuesto desde temprano. Frente al Tribunal el cartel “defensa Boudou”, le indicó cuál era su ubicación. A su lado, se sentó su amigo y socio José María Núñez Carmona. Antes del arranque del juicio, hubo un breve intercambio de palabras y risas, las únicas que esbozó el ex vice durante más de una hora y media.

Con el ingreso del tribunal iba a iniciar el juicio hasta que observaron que faltaba un imputado: Alejandro Vandenbroele señalado como el testaferro de Boudou. En ese momento, el único que no volteó para mirar si ya había ingresado fue el ex vice que durante dos años negó conocerlo, pero en la causa se comprobó que el empresario vivía en un departamento que le pertenecía al ex ministro y que se hacía cargo de los impuestos y servicios del mismo.

Ayer, en la sala los separaron unos pocos metros, pero Vandenbroele y Boudou no se miraron nunca, no se saludaron. Núñez Carmona, por su lado, sí se dio vuelta en varias oportunidades para ver al empresario que nunca le pudo sostener la mirada.

Con el inicio del juicio del que participó el Ministerio público Fiscal representado por Sergio Rodríguez y la Unidad de Información Financiera (UIF) como querella representada por Mariano Federici, se leyeron las acusaciones del requerimiento del fiscal Jorge Di Lello cuando solicitó la elevación a juicio oral de la causa.

Boudou y los otros cinco imputados escucharon el detalle de la maniobra que los condujo al juicio. La ex Ciccone pasó a manos de Núñez Carmona a través de Vandenbroele, nombrado en el fondo de inversión. Nicolás Ciccone, Rafael Resnick Brenner (ex funcionario de la AFIP) y César Guido Forcieri (ex integrante del ministerio de Economía)- también fueron parte de la operación que permitió que la ex Ciccone, única empresa con capacidad para imprimir billetes, quedara en manos del entorno del ex vice.

La justicia determinó que Boudou junto a Núñez Carmona, “habrían adquirido la empresa quebrada y monopólica Ciccone Calcográfica, a través de The Old Fund y de Vandenbroele”. Esta firma -accionista mayoritaria de la imprenta- se usó para “facturar un negocio por la reestructuración de la deuda pública de Formosa”.

El objetivo de la operación era “contratar con el Estado la impresión de billetes y documentación oficial”. No sólo imprimió las boletas electorales en 2011, sino que en abril del 2012, el Gobierno de Cristina contrató a Ciccone para imprimir 160 millones de billetes de cien pesos, por un costo de $ 140 millones.

El ex vice está acusado de “abuso de autoridad, violación de los deberes del funcionario público, negociaciones incompatibles y malversación de caudales públicos”. La pena en concurso que enfrentaría podría variar entre uno a doce años de prisión.

Boudou escuchó las acusaciones en su contra durante más de una hora y media, acomodaba sus anteojos de leer, tomaba nota en un cuaderno de espiral que sacó de su carpeta. Solo intercambió algunas palabras con su abogado. Cuando se abrió el debate, su defensa fue la única en pedir “la nulidad del juicio”: señaló que tal como se estaba desarrollando el mismo no podía “continuar ni llevarse a cabo, porque hay muchos elementos que deben tenerse en cuenta”.

Durañona remarcó que si el Tribunal “quiere encontrarse con los hechos, con una verdad objetiva de cómo sucedieron los hechos ya sea para una condena o absolución, debe contar con la totalidad de la información”, en referencia a la causa que investiga el rol de la AFIP en la reestructuración de la deuda de Ciccone. Apuntó, aunque sin nombrarlo, al propio Ricardo Echegaray.

El TOF 4 hizo lugar a las cuestiones preliminares de los imputados y se pasó a un cuarto intermedio hasta el próximo martes a las 9.30. Antes de retirarse Amado Boudou se notificó de otro juicio oral que enfrentará por la compra de 19 vehículos de alta gama.

0
Share