Moreau justificó la agresión contra Julio Bazán

Moreau justificó la agresión contra Julio Bazán

El diputado kirchnerista Leopoldo Moreau justificó la brutal agresión al periodista Julio Bazán, en el discurso que dio hace instantes en pleno reciento de la Cámara de Diputados. Con una vergonzosa explicación, Moreau dijo: “Bazán no solamente ha sido víctima de un grupo de inadaptados, ha sido víctima del grupo donde trabaja, que proclamó el periodismo de guerra. Eso también es violencia”.

Pese a semejante justificación de la brutal golpiza que recibió el periodista de la cadena de noticias TN y El Trece, el diputado kirchnerista sostuvo que era “solidario con Bazán, pero él también es víctima de la violencia institucional que significa que su medio de comunicación fue uno de los que más alimentó durante años con sus zócalos esas manifestaciones que en las calles fueron generando un clima político de confrontación”.

Para el diputado kirchnerista y vocero de muchas iniciativas de Cristina Kirchner, “el periodismo de guerra es una manifestación que también altera el proceso democrático. Entonces, nos tenemos que hacer cargo”.

La entidad remarcó la gravedad de que esos dichos provengan de alguien que “por sus responsabilidades institucionales debería condenar esta grave agresión contra el periodista Julio Bazán de manera terminante y sin especulación alguna”.

El periodista fue brutalmente agredido el lunes pasado mientras cubría los disturbios que se producían en las afueras del Congreso, cuando cientos de manifestantes comenzaron a atacar a la Policía de la Ciudad. “Documento de la barbarie contra la prensa, que no podrá detener nuestra vocación de informar”, escribió en las últimas horas en las redes sociales junto con una imagen que muestra el salvajismo que reinó durante la manifestación.

Fue atacado por un grupo que lo golpeó, le tiró cenizas calientes en la cara, agua y hasta le arrojó un piedrazo que le provocó un profunda herida en la cabeza. “Estaban completamente desaforados”, aseguró.

“Todavía persiste la molestia del corte que tengo en la cabeza, donde me suturaron con cinco ganchos; además tengo la boca hinchada y dificultades para hablar porque me quemaron por dentro con la ceniza que me tiraron”, explicó Bazán en declaraciones radiales.

Ayer, desde la sala de terapia intermedia donde se encontraba internado, el periodista aseguró que la violencia que sufrió en la Plaza del Congreso tenía un único objetivo: destruirlo. “Buscaban hacerme daño por todos los medios; creo que la intención era destruirme”, señaló el periodista.

“Los médicos están viendo una tomografía para determinar si los golpes que me dieron en el abdomen y en la espalda tuvieron alguna repercusión; están viendo especialmente imágenes del hígado para ver si tengo alguna secuela”, relató el cronista.

Aunque admitió que no puede identificarlos, dijo que era un grupo joven, con un jefe, “todos transformados por la ira”. “No fue la primera vez que me lastimaron, he estado en otras situaciones, pero ahora los periodistas somos objeto de una cacería, algo que nunca había visto”, agregó.

“Mis heridas se van a curar, pero lo que hay que curar rápidamente es el clima de animosidad y agresividad que se instaló entre la gente que lograron fanatizar con discursos y con relatos, para convertirlos en energúmenos”, concluyó.

Share