Masiva protesta docente en Plaza de Mayo

Masiva protesta docente en Plaza de Mayo

Fue una demostración de fuerza masiva y contundente, la más numerosa protesta sindical montada en el escenario de la Plaza de Mayo en los 15 meses de administración de Mauricio Macri. Con un enérgico llamado a la defensa de la escuela pública y el insistente reclamo por la convocatoria a la paritaria nacional educativa, miles de maestros de todo el país se congregaron ayer frente a la Casa Rosada como desenlace de la marcha federal que arrancó el martes en distintas provincias, y que marcó un punto cúlmine en la tercer semana consecutiva de conflicto docente.

“Ninguno de los que está acá se cayó en la escuela pública”, lanzaron los gremios convocantes desde el escenario en una réplica directa a la polémica frase de Macri sobre los que tienen que “caer” en la educación pública, pronunciamiento que los dirigentes recepcionaron como “un agravio”. Y culminaron con la advertencia: “Fuerza, paro, carpa, lucha”.

Sonia Alesso, la titular de Ctera y última en la extensa lista de oradores de acto de cierre de la movilización, le puso fecha a la continuidad del plan de lucha con el anuncio de una huelga y movilización para el próximo jueves 30. Ese anticipo pareció echar por tierra la alternativa de una tregua en el conflicto que los propios gremios se proponían habilitar hasta el paro general de la CGT del 6 de abril en la expectativa de que algunas conversaciones informales con el Gobierno permitieran destrabar la negociación salarial.

Roberto Baradel, el líder del Suteba y una de las figuras centrales en el escenario de la marcha pese a que no pronunció discurso, ofreció una suerte de explicación en el nuevo fracaso en la discusión con el gobierno bonaerense de María Eugenia Vidal. “Le propuse continuar con la negociación con dos condiciones: no sancionar a los docentes ni descontarles los días y que estén dispuestos a mejorar la propuesta salarial. Nos dijeron que no a las dos cosas, en conversaciones informales”, se lamentó.

Las críticas más ásperas hacia el Gobierno fueron lanzadas por el titular de UDA, Sergio Romero, a la par que los cánticos de la multitud castigaban sobre Macri y el ministro de Educación, Esteban Bullrich. “Caraduras. No pueden solucionar la coyuntura y están proyectando la educación para 2026”, acusó el dirigente. Y enfatizó: “A la escuela pública van los hijos de los trabajadores, de los que no tenemos $ 8000 para pagar la escuela privada”. Los líderes de las dos CTA, Hugo Yasky y Pablo Micheli; el jefe de la Bancaria, Sergio Palazzo, y el dirigente metalúrgico Francisco “Barba” Gutiérrez, además de representantes de Abuelas y Madres de Plaza de Mayo aplaudieron desde el escenario los cuestionamientos que también desgranaron los gremialistas docentes Fabián Felman (CEA), Pedro Bayugar (Sadop), Sara García (Amet) y Luis Tiscornia (Conadu histórica).

La Plaza de Mayo comenzó a colmarse desde el mediodía con las columnas de docentes provenientes de distintos puntos del país (Cuyo, NEA, NOA, Centro y la Patagonia), que ayer también cumplieron con la segunda jornada del nuevo paro nacional de 48 horas. A los maestros vestidos de blanco y portando banderas argentinas, que rebasó la plaza y ocupó casi por completo la Avenida de Mayo y las diagonales Norte y Sur, se sumaron militantes de agrupaciones kirchneristas y de izquierda, movimientos sociales y entidades sindicales, además de estudiantes universitarios, científicos y familias.

0
Share