Manzanares ratificó que se pagó una coima millonaria al juez Rodríguez

Manzanares ratificó que se pagó una coima millonaria al juez Rodríguez

Después de la primera acusación que despertó un escándalo dentro de Comodoro Py , el juez federal Luis Rodríguez volvió a quedar bajo sospecha. Víctor Manzanares, el contador de los Kirchner, confesó que el magistrado cobró un soborno de US$8 millones para beneficiar a Daniel Muñoz en una causa judicial.

Manzanares ratificó así los dichos de Carolina Pochetti, la viuda de Muñoz, sobre los beneficios que había obtenido el exsecretario de los Kirchner, cuyo patrimonio fue investigado por Rodríguez. El contador, en este caso, puso la afirmación en la boca del propio Muñoz, que poco antes de morir le dijo que tenía “todo arreglado” en la Justicia.

La escena ocurrió en el Hospital Alemán en el segundo trimestre de 2016. Muñoz, internado con cáncer, intentaba acomodar sus bienes antes de su muerte. Manzanares quería persuadirlo para que deshiciera una operación de compra de acciones del Grupo Llaneza, que Muñoz había concretado a través de un testaferro, porque podía llamar la atención. La respuesta del exsecretario privado, según la confesión del contador, fue clara: por ningún concepto cancelaría la operación porque ya había pagado un soborno de US$8 millones al juez Rodríguez. Según relató Manzanares, Muñoz hizo ese comentario delante de Pochetti, y agregó que esto significó tranquilidad para los Llaneza, porque la inversión estaba garantizada y el trámite judicial, solucionado.

La confesión del contador ratifica lo confesado por la propia Pochetti, quien hace dos semanas sostuvo ante la Justicia que su marido desembolsó US$10 millones para que su abogado Miguel Ángel Plo -comisión mediante- le pagara un soborno al juez Rodríguez para, así, mejorar su situación procesal.

A raíz de la declaración de la viuda de Muñoz, Rodríguez fue denunciado hace dos semanas en la Justicia y ante el Consejo de la Magistratura.

Este organismo ya pidió una decena de medidas de prueba para investigar su accionar en varias causas judiciales y su enriquecimiento en los últimos años. Esta nueva confesión complica la situación del juez.

La segunda mención de Manzanares sobre Rodríguez en la causa de los cuadernos de las coimas aparece en una conversación que dijo haber tenido con Carolina Pochetti, ya después de la muerte de Muñoz (mayo de 2016), cuando la viuda y su entorno hacían esfuerzos para ordenar las inversiones del exsecretario privado.

Muñoz había sido asesorado por el contador Manzanares en distintas tareas.

Esta segunda reunión ocurrió en el estudio de Plo, el abogado que ya fue detenido en la causa de los cuadernos.

Pochetti le pidió a Manzanares que transfiriera las acciones de los garajes, refiriéndose a inversiones que había hecho Muñoz en dos playas de estacionamiento.

Manzanares temió sufrir alguna consecuencia legal y le pidió que hicieran la transferencia pero con otra persona. Quería quedar fuera del directorio porque, relató, los inmuebles en definitiva eran de ellos [de Pochetti y Muñoz]. La viuda de Muñoz accedió, pero el trámite se complicó. Para hacer la transferencia había que completar las actas de traspaso, y Pochetti no quería abrir la sucesión de Muñoz.

Junto con su hermana Alejandrina Pochetti se quejaban porque -según relató Manzanares- se quedaban sin dinero ante las consecuencias judiciales del caso después de que estallaran los Panama Papers.

Entonces le dijeron a Manzanares que los abogados se habían llevado todo, refiriéndose a la conversación que había tenido Muñoz con Manzanares en el Hospital Alemán sobre el supuesto soborno que le pagaron al juez Rodríguez.

Pero más allá de las confesiones de Pochetti y Manzanares, la actuación del juez Rodríguez en las causas judiciales que beneficiaron a Muñoz y su entorno atrajo la mirada no solo de la prensa, sino también de la Cámara Federal, que lo apartó del último caso y le llamó la atención por los reiterados beneficios que recibían los imputados.

Rodríguez favoreció al matrimonio Muñoz en dos expedientes judiciales.

En primer lugar, en julio de 2015, los sobreseyó en la causa que investigaba los dichos de la exsecretaria privada de Kirchner, Miriam Quiroga, que aseguró haber visto que su colega trasladaba bolsos con dinero para su jefe.

Pero Rodríguez volvió a intervenir en otra causa después de que se revelara que el exsecretario privado aparecía en los Panama Papers y también benefició a los imputados.

A pesar de los reiterados pedidos del fiscal Stornelli para detenerla, el juez le aseguró la libertad a Pochetti, lo que le permitió mover US$70 millones que estaban en el exterior.

Incluso se conoció, a través de la confesión de Pochetti, que el juez Rodríguez le indicó vender los bienes en el exterior para que no quedaran en la mira de la Justicia.

La Cámara Federal finalmente desplazó al juez de ese expediente en octubre del año pasado. Ayer, Pochetti recuperó la libertad en su carácter de arrepentida.

Share