Los intendentes apuestan “Juntos” al 2019

Los intendentes apuestan “Juntos” al 2019

Los intendentes de Juntos Somos Río Negro diseñan un plan de reanimación para el partido en el gobierno, que permanece inerte y con futuro incierto desde el golpe que les originó el rechazo y la baja del proyecto de instalación de una central nuclear que alentaba el gobernador Weretilneck.

Los jefes comunales se convocaron para el viernes 23 de febrero en Bariloche, impulsados por el anfitrión, Gustavo Gennuso. Estarán también los comisionados y concejales de aquellas ciudades que no están gobernadas por Juntos. Apuntan a generar un nuevo conductor. (Ver recuadro)

Esta reacción municipal es el reflejo de la inmovilidad partidaria, cuya actividad siempre quedó ligada al movimiento gubernamental o mandato del gobernador Alberto Weretilneck.

“Hay que construir el espacio político”, afirmó Gennuso, hace unos días, en declaraciones radiales en Viedma. Adelantaba así el necesario impulso a partir del encuentro organizativo de los intendentes. Luego, se reunió en Bariloche con Weretilneck, confirmando ya la fecha del cónclave para el viernes 23 y, también, la presencia del mandatario.

Gennuso se encargó de los llamados pero, inicialmente, repasó el escenario en charlas con Germán Epul (Cinco Saltos), Bruno Pogliano (El Bolsón) y Gustavo San Roman (Río Colorado). Cada uno aportó su particular visión y todos, rápidamente, coincidieron en organizarse y dar movilidad a un partido paralizado. Todos tienen un buen vínculo con Weretilneck. El propio Epul reparó su trato después del deterioro sufrido con su descarnada crítica a la gestión y los funcionarios, cuando el gobernador juntó al oficialismo en UPCN a fines de agosto para la catarsis posderrota en las Primarias.

Luego, Juntos desertaría del proceso electoral del 2017 aunque la dirigencia volvería recién a reencontrarse a principios de diciembre, en un convite más acotado. La movilidad partidaria es escasa, incluso ese cónclave se cerró con un modesto compromiso de actividad, que finalmente no se cumplió.

El legislador Facundo López anunció la inauguración de la Casa de la Militancia en Viedma para el 21 de diciembre. Ese espacio no se habilitó pues, según explicaría el presidente del bloque, Alejandro Palmieri, se prefería –inicialmente– concluir con algunas reparaciones en el inmueble.

Ahora los intendentes procuran “reconstruir” el espacio. Forjar autoridad y despliegue de poder en un partido obligado a tener un mando claro.

Juntos debe generar un nuevo conductor, considerando que Weretilneck no tiene posibilidad de reelección en el 2019. Se proyectan el vicegobernador Pedro Pesatti y Palmieri. No serán los únicos. La reacción municipal demarca el camino en favor de Gennuso.

Share