La viuda del principal secretario de los Kirchner fue aceptada como arrepentida

La viuda del principal secretario de los Kirchner fue aceptada como arrepentida

Después de presentar una carta manuscrita ante el juez Claudio Bonadio, pidiendo ser escuchada, y de ser representada por un defensor oficial, Carolina Pochetti, viuda de Daniel Muñoz, pidió este jueves convertirse en “arrepentida” en la causa de los cuadernos de las coimas.

Al mediodía comenzó a declarar ante el fiscal Carlos Rívolo y, al cierre de esta edición, no se sabía si seguirá declarando mañana y cuando se evaluará su declaración para decidir si es aceptada como arrepentida. El fiscal Carlos Stornelli adelantó su regreso de las vacaciones para asistir a la confesión.

Se trata de una arrepentida muy importante porque de sus dichos eventualmente se pueden conseguir pruebas para determinar si su ex esposo le robó esos 70 millones de dólares a los Kirchner o los sacó al exterior por órdenes de Cristina.

“Debería hablar del principio, el origen del dinero, de dónde vino o del final, donde está en la actualidad, porque la parte del medio los fiscales ya la tienen”, explicaron fuentes judiciales.

Al entrevistarse el miércoles con su defensor, la mujer quiso saber cuáles serían los beneficios que podría obtener en caso de convertirse en arrepentida, explicaron las fuentes.

Para ello debería retractarse de sus dichos al prestar declaración indagatoria apenas quedó presa, cuando dijo que ella “nunca supo de dónde provenía el dinero” que manejaba su marido, y que Muñoz le decía que se mantuviera ajena a las cuestiones de la política. Luego de que llegue a un acuerdo con los fiscales, éste deberá ser homologado por el juez Claudio Bonadio.

Está acusada, junto a una veintena de personas del entorno del ex secretario privado de Néstor Kirchner, de maniobras de lavado de dinero en Estados Unidos por U$S 70 millones.

En el marco de la causa de los cuadernos de la corrupción, la Justicia investiga una compleja estructura que tuvo como protagonista al ex secretario privado de Néstor y Cristina Kirchner: Daniel Muñoz; y que se habría utilizado para la exteriorización de fondos que provendrían del dinero ilícito que se cobraba a empresarios contratistas del Estado.

El juez Claudio Bonadio, junto a los fiscales Carlos Rívolo y Carlos Stornelli, sostienen que parte del dinero es proveniente de los ilícitos perpetrados por la asociación ilícita y que según la causa de los cuadernos fueron recibidos por Muñoz, quien los puso en circulación en el mercado, con el fin de aparentar un origen lícito.

De estas maniobras está acusada, entre otros, Carolina Pochetti bajo prisión preventiva y en esa condición comenzó a declarar desde temprano en el 5to piso de Comodoro Py acompañada por el defensor oficial Juan Martín Hermida. El juez Bonadio consideró que fue partícipe de la estructura que habría lavado al menos, U$S 70 millones. Además, fue señalada por otros acusados en esta parte del expediente.

Con roles diferentes, quiénes participaron por órdenes del ex secretario de Néstor Kirchner, fueron: su ahora viuda Pochetti, Sergio Todisco, Elizabeth Municoy, Carlos Cortez, Peral Puente Resendez, Carlos Gellert, Víctor Manzanares, Sergio Dorf, Marcelo Danza, Osvaldo Parolari, Marcelo Danza, Campillo y su sobrino Gastón Campillo, Antonio Gugino, Rubén y Leonardo Llaneza, Elba Municoy y Mauro Profético.

A todos ellos se los acusa de haber “realizado diferentes transacciones comerciales de las que se destaca la constitución de empresas y la compra de inmuebles a nombre de éstas, operaciones que no se condicen con la capacidad económica de aquéllos”.

El de Pochetti no fue un rol menor, según investiga la Justicia. Entre 2010 y 2015, Muñoz habría constituido en el exterior “quince empresas a nombre de terceras personas de su círculo. Doce de estas firmas fueron dirigidas por Todisco y Municoy, que entonces estaban casados. Las empresas son: Succesfull, Harbor Golden Inc, South Golden Inc, Lizer investments LLC, Mother Queen Inc, North Golden Inc, First All Inclusive, Ocean Silver Of South Florida Inc, Dream Golden Enterprises Inc, Municoy International Properties Inc.

Después de 2015, cuando Municoy y Todisco se separan, en nueve de estas sociedades asume Perla Puente Resendez, cónyuge de Carlos Gellert, detenido recientemente y quien es hijo de Blanca Blanco, la ex diputada nacional y ex esposa de Daniel Peralta entonces gobernador de Santa Cruz. Blanco, es a su vez, tía de Carolina Pochetti.

Según la acusación de los fiscales Stornelli y Rívolo, Gellert aceptado como imputado colaborador por parte de Bonadio, fue un “nexo para que Puente Resendez asuma la dirección de aquellas empresas” usadas en el exterior para mover dinero y adquirir propiedades, todo a “los efectos de que sea más difícil descubrir el origen de los fondos, habiéndose detectado operaciones y transferencias vinculadas a las firmas aludidas”.

La Justicia determinó que Pochetti y el entorno de Muñoz -a través del conjuntos de firmas- buscaron “ocultar el origen ilícito del dinero” y para ello “habrían comprado un total de 16 inmuebles a nombre de dichas empresas”. Catorce de las propiedades se encuentran en Miami y las dos restantes en Nueva York. Todas estas operaciones demandaron un desembolso de U$S 53.174.700.

Share
A %d blogueros les gusta esto: