La tormenta complicó a Río Colorado

La tormenta complicó a Río Colorado

La fuerte tormenta que se desató ayer por la tarde sobre Río Colorado y La Adela, signada por la gran cantidad agua caída en pocas horas –que superó los 150 milímetros–, provocó anegamientos y medio centenar de familias debieron autoevacuarse e reinstalarse en casas de familiares.

El mal clima obligó a suspender las clases en los turnos tarde, vespertino y noche.

Las inundaciones provocaron que los pozos ciegos se desbordaran y en algunos casos el agua servida ingreso a las viviendas, principalmente en los barrios más bajos como Unión, Villa Mitre, Buena Parada y las zonas rurales.

El sistema cloacal que administra la empresa ARSA, al igual que los canales, desagües, la laguna que sirven para contener y escurrir el agua de lluvia, colapsó por completo luego de tres horas.

El fenómeno meteorológico que comenzó después de mediodía y perduró durante toda la tarde causó caos en el tránsito en el centro de la ciudad: con manzanas enteras cortadas, muchos conductores optaban por transitar en contramano.

La ciudad estuvo por más de tres horas divididas e incomunicada: la acumulación de agua sobre la avenida San Martín en los dos pasos a nivel ferroviarios, impidió el paso de los autos menores.

En los barrios, el malestar de los vecino fue mayor ya que en la mayoría de las calles de tierras, el agua terminaba por ingresar a las viviendas. Se registraron decenas de autos varados que debieron ser auxiliados por maquinas pesadas.

El agua acumulada que “borró” a las veredas, causó destrozos en algunas casa céntricas, volteando las paredes de un quinchos e una, una habitación en otra y varios árboles grandes añejos. En media docena de casos, los socorristas se encontraron con paredes electrificadas y se vieron obligados a cortar la energía de las viviendas, para evitar una desgracia.

Los vecinos debieron recurrir a todo tipo de recursos para tratar que el agua ingresara a las viviendas, aunque en muchos casos los esfuerzos fueron en vano.

Un momento tenso se registró cerca de las 17, cuando personal de bomberos y policía, tuvieron que sacar del interior de una precaria vivienda, a Roberto Currinca, un hombre de 98 años. El abuelo sin movilidad fue trasladado hasta la casa de un familiar.

Por otra parte, la comuna acondicionó el gimnasio municipal, el gimnasio de barrio Unión, el salón de usos múltiples en Buena Parada, y otros sectores para albergar a las familias que ocasionalmente debieran recibir asistencia. Además se prepararon bolsones de alimentos, ropa y de elementos de higiene. La red solidaria local, asistió a familias y comenzó una campaña para recolectar, comida, agua y artículos no perecederos.

0
Share