La Provincia tendrá más ingresos que gastos

La Provincia tendrá más ingresos que gastos

El presupuesto 2019 de Río Negro ratifica un período de desahogo financiero. Prevé la continuidad de una fuerte alza de los ingresos, derivando en un crecimiento en su inversión en las obras públicas –alentada también por el Plan Castello– y un aumento en la masa salarial, que superará el 28%.

Otro indicativo del nuevo tiempo corresponde a la baja de instrumentos de financiamiento para cubrir gastos corrientes y pagos de deudas. Se piden autorizaciones por unos 4.000 millones con cheques diferidos y Letras del Tesoro cuando en el 2018 se requirió 4.800 millones, con un cuadro bien diferente.

El aumento de las asignaciones de Personal, con un 28,1%, exigió una reacción de Economía para bajar expectativas salariales. El ministro Agustín Domingo aclaró que esa estimación no equivale a la pauta de la suba de los haberes del 2019, pues parte se origina en el “arrastre” de las mejoras acordadas en el actual ejercicio.

El proyecto ingresó este jueves a la Legislatura, fijando un monto total de 71.816 millones de pesos, según el artículo 1°. Este monto difiere del adelantado el lunes por el gobernador Alberto Weretilneck, que fue de 66.000 millones. Ocurre que este número alude a “gastos corrientes y de capital”, excluyendo fuentes de financiamiento.

El oficialismo pretende su tratamiento en el recinto antes de que finalice noviembre, es decir en el período de sesiones ordinarias. Así, la sesión sería el jueves 28 o viernes 29, según las intenciones iniciales.

Esta proyección de Economía para el año próximo se diferencia de los anteriores presupuestos. El ministro relativiza que “sobra plata” y sólo admite “algo más de holgura”, permitiendo “mayor previsibilidad y prioridades”, destacando el esfuerzo en la inversión en obras públicas. La ejecución del 2018 proyecta una suba interanual del 70% mientras que el presupuesto para el año próximo plantea duplicarlo.

En la iniciativa se consigna un gasto de capital de 9.775 millones, de los cuales el Plan Castello concentra 3.655 millones.

Mientras tanto, los gastos totales llegan a $66.241 millones. El 85% pertenece a gastos corrientes –concentrados en Personal– mientras el resto son inversiones. Ambos suman un 38% por encima de lo se ejecutará en el ejercicio 2018.

En contrapartida, los ingresos corrientes ascienden a $59.760 millones, que representan un alza de un 35,2% respecto del actual presupuesto. Su mayor componente es la disponibilidad tributaria, calculando una suba del 38% en los envíos de coparticipación nacional y un 35% en la percepción por impuestos provinciales. Luego, los ingresos “no tributarios” se estiman con una mejora del 34%.

Share