La CGT acordó con el Gobierno un bono de fin de año de 5.000 pesos

La CGT acordó con el Gobierno un bono de fin de año de 5.000 pesos

Los líderes de la CGT, Héctor Daer y Carlos Acuña, anunciaron luego de reunirse con el ministro de Producción y Trabajo, Dante Sica, haber alcanzado un acuerdo con el Gobierno y con el sector empresario para que todos los trabajadores asalariados reciban un bono de fin de año de $5.000, pagaderos en dos cuotas en los meses de noviembre y enero.

El encuentro se realizó en la sede del Sindicato de Sanidad, donde Sica, y el secretario de Trabajo, Jorge Triaca, avanzaron con la implementación del bono y quedaron con los gremialistas y empresarios en volver a reunirse en los próximos días para terminar de definir la medida.

La idea es dar un bono en dos cuotas de 2.500 pesos antes y después del medio aguinaldo de diciembre, es decir en noviembre y enero próximos, como paliativo ante la pérdida de poder adquisitivo de los trabajadores tras las subas de precios luego de la devaluación del peso.

En rigor, el Gobierno y los empresarios dieron aval a esta iniciativa para tratar de contener las demandas salariales de los sindicatos en el proceso de reapertura de paritarias que se viene, luego de que Camioneros y Sanidad sellaran nuevas actualizaciones por encima del 40 por ciento.

“Fue una muy buena reunión, se avanzó bastante en ver la posibilidad de un bono que recomponga parcialmente el salario de los trabajadores”, indicó Gustavo Weiss, titular de la Cámara de la Construcción, quien confirmó que se tratará de dos bonos de 2.500 pesos y que se está viendo de qué forma implementarlo.

El titular de la CGT Héctor Daer aseguró que la central podría “reconsiderar” el paro nacional si el bono que se discute con el Gobierno se implementa por decreto y de manera obligatoria para todos los trabajadores.

También se acordó que, ante casos de despidos hasta marzo de 2019, las empresas notificarán previamente a la secretaría de Trabajo para que ésta articule un espacio de negociación con los sindicatos y, así, encontrar un modo de evitar que se hagan efectivas las cesantías.

“Esto quiere decir que si algún empresario tiene que despedir a algún trabajador, tienen que discutir en la secretaría de Trabajo y con los sindicatos a ver si podemos resolver esos despidos”, afirmó Daer a la salida de una reunión en el gremio de la Sanidad.

“Esperemos que mañana tengamos el decreto con la letra chica para analizarlo este jueves en la reunión del Consejo Directivo de la CGT”, sostuvo Daer al retirarse la reunión, al tiempo que admitió que la CGT podría “reconsiderar su postura” si el bono tiene “carácter imperativo y universal”.

El sindicalista señaló también que en la reunión se analizó también la posibilidad de implementar de manera obligatoria una instancia previa a un despido, que sería una audiencia en el Ministerio de Trabajo siempre que una empresa disponga la cesantía de un trabajador, a fin de intentar que se revea la situación.

Por el Gobierno estuvieron Sica y Triaca; por el sector empresario estuvieron autoridades de la UIA, CAME y la Cámara de la Construcción y por la CGT asistieron los dos secretarios generales, Héctor Daer y Carlos Acuña, además de Armando Cavalieri (Comercio), Omar Maturano (La Fraternidad), Andrés Rodríguez (UPCN), José Luis Lingeri (Obras Sanitarias), Jorge Sola (Seguros), Roberto Fernández (UTA) y Abel Frutos, entre otros.

Share