Indagarán a Cristina y a sus hijos por los negocios inmobiliarios

Indagarán a Cristina y a sus hijos por los negocios inmobiliarios

Tras un enero de allanamientos y análisis de peritajes contables, el juez federal Claudio Bonadio citó ayer a declaración indagatoria a la ex presidenta Cristina Kirchner, a sus hijos Máximo y Florencia , y a los empresarios Cristóbal López y Lázaro Báez, en la causa donde se investigan las maniobras de la sociedad Los Sauces SA.
En la resolución judicial que difundió ayer el Centro de Información Judicial no se detallan los delitos que se les imputan, pero en las diferentes resoluciones judiciales el juez federal dejó en claro que se los investiga bajo la hipótesis de los supuestos delitos de cohecho y lavado de activos, entre otros.

Los Sauces es la sociedad anónima más desconocida de la familia Kirchner, dedicada a la actividad inmobiliaria y a través de la cual adquirió diez inmuebles entre Santa Cruz y Buenos Aires. Será la tercera indagatoria a la ex presidenta desde que dejó el poder, pero la primera en la que también son citados sus hijos ante la justicia federal, para responder por una de las empresas familiares de las que son parte.

Según surge de los escritos judiciales, las irregularidades detectadas a lo largo de la investigación dan cuenta de que podrían haberse llevado a cabo en la sociedad “maniobras ilícitas que estarían relacionadas con el lavado de activos de origen ilícito, cohecho, omisión de la información en las declaraciones juradas de la sociedad, falsificación de documentos públicos”.

A través de sus cuentas en las redes sociales, Cristina Kirchner realizó su descargo y atribuyó la novedad judicial a una maniobra del Gobierno y la Justicia en su contra, en una serie de mensajes a los que denominó Semana Macrista. “Domingo 29 de enero. Morales Solá en LA NACION: “Fin para las vacaciones tuiteras de Cristina Kirchner. Dentro de dos días, los tribunales volverán a trabajar”, escribió la ex presidenta.

Le siguió una enumeración sobre suba de tarifas, el plan precios transparentes, la marcha de la CGT, y hasta recordó el paso por el Congreso de Gustavo Arribas, el titular de la AFI, para concluir: “CÓMO TAPAMOS TODO ESTE DESASTRE ???? [sic] Bonadio cita a declaración indagatoria a CFK el mismo día de la marcha de la CGT. Y por las dudas si no alcanza a sus hijos y a sus sobrinos. DE MANUAL”.

Cristina Kirchner quien repartió sus días entre El Calafate y Río Gallegos empezó a preparar su regreso a Buenos Aires para la semana próxima, según fuentes del entorno.

La causa Los Sauces se inició en abril pasado luego de una denuncia de la diputada Margarita Stolbizer y su abogada Silvina Martínez, quienes detallaron movimientos de cuentas y alquileres de los empresarios López y Báez sobre propiedades de los Kirchner e incluyeron también una revelación de LA NACION: la adquisición del chalet de la calle Mascarello, donde además de Los Sauces figura también la firma de Sanfelice, Negocios Patagónicos. En esta operatoria se sospecha un presunto lavado de dinero.

La ex presidenta tendrá que presentarse en los tribunales federales de Comodoro Py el próximo 7 de marzo, día para el cual la CGT anunció una marcha de protesta. Un día antes deberán hacerlo sus hijos Florencia y el diputado nacional Máximo Kirchner, quienes enfrentarán la primera indagatoria en una causa penal por delitos de corrupción.

Según la cédula de notificación del juzgado, a la que accedió LA NACION, Bonadio en la misma causa citó a indagatoria a un total de 21 imputados. Entre el 20 de febrero y hasta el 7 de marzo, a los nombrados se suman Fabián De Sousa, socio de López; el socio de Máximo Kirchner Osvaldo Sanfelice; apoderados de las empresas de Báez; sus tres hijos Martín, Leandro y Luciana Báez; los contadores Claudio Bustos y Víctor Manzanares; tres escribanos de Río Gallegos y hasta el cuñado de Sanfelice, Oscar Leiva, quien supo presidir Hotesur, la firma dueña del hotel Alto Calafate.

Para Bonadio, durante la investigación se advirtieron gran cantidad de vinculaciones comerciales, financieras y laborales entre la familia Kirchner, las empresas de Báez, de López y De Sousa y las del grupo de Sanfelice. Las denominó como una suerte de “enjambre societario” que conduce a “una confusión económica y jurídica de la mayoría de estos patrimonios y que podrían demostrar un lavado de activos de origen ilícito”.

Son varios los ejes sobre los que podrán ser indagados la ex presidenta, su familia y sus socios comerciales. Entre ellos, el resultado del extenso peritaje contable realizado por los peritos de la Corte que comprobó que las firmas de Báez y López le transfirieron a Los Sauces 25 millones de pesos en concepto de supuestos contratos de locación. También sobre la adquisición de la casa de la calle Mascarello, el chalet de la ex presidenta, donde los peritos determinaron que se pagó medio millón de pesos menos que el valor de mercado estimado por el Tribunal de Tasación de la Nación.

 

0
Share