Herencia K: invirtieron casi $3 millones en un galpón que nunca funcionó

Herencia K: invirtieron casi $3 millones en un galpón que nunca funcionó

En el 2010 se comenzó a proyectar la idea de montar galpones en Lamarque y Chimpay, destinados a darle valor agregado a los productos de la región, los que finalmente se concretaron en el 2011.

En el caso de Lamarque este emprendimiento posibilitó que se embalen cebollas, ajos y frutos secos, generando decenas de puestos de trabajo. Pero en Chimpay fue totalmente distinto, ya que se invirtió mucho dinero pero el galpón que iba a ser destinado a la producción de dulces y licores nunca funcionó y su puesta en marcha está en duda.

La posibilidad de que este proyecto funcione depende de dos cuestiones: que al galpón se lo dote de servicios y que los productores se “apropien” de este sitio para que se trabaje.

Semanas atrás, representantes del gobierno nacional en la zona dedicados a proyectos de desarrollo, sostuvieron que en el sitio se invirtieron entre dos o tres millones de pesos, en la construcción, el terreno y la maquinaria, pero que nunca se lo puso en marcha porque no cuenta con los servicios básicos: agua, luz y gas. Y que esto demanda otra millonaria inversión y contar con algunas partes de la maquinaria, ya que algunas llegaron falladas.

 
El papel de los productores
Pero sobre todo, indicaron las fuentes, hacen falta productores que a través de una cooperativa o asociación tomen el sitio como propio.

En tanto, el intendente de la localidad, Hugo Funes, señaló que “uno de los objetivos prioritarios de esta gestión es poner en marcha a la fábrica. Hemos estado trabajando con la gente de la Universidad del Comahue con asiento en Villa Regina, para fortalecer y ampliar el proyecto que teníamos nosotros. Ha venido gente de Buenos Aires que tiene que ver con este tipo de proyectos y también nos han dicho que lo que hace falta es plata”.

Pero tanto desde Nación como desde la propia localidad señalan que se deben tener en cuenta además dos problemas: el lugar, antes desierto, se ha ido poblando con viviendas, mientras que la inversión para la puesta en marcha es cada vez más importante, según pasa el tiempo.

 
Tres o cuatro millones
unes sostuvo que “lo que necesitamos hacer es una inversión de tres o cuatro millones de pesos en servicios, porque no están ni el gas ni la luz. Desde que empezamos la gestión estamos viendo cómo poner en marcha esa fábrica, porque significa que se pueden dar puestos de trabajo y, además, tenemos toda la materia prima disponible en Chimpay. Lamentablemente no hemos avanzado”.

No se descarta la posibilidad de trasladar el galpón, pero esto significaría una nueva inversión en infraestructura.

En este plano, el jefe comunal de la localidad cuna de Ceferino, sostuvo que “una alternativa sería dar toda la maquinaria a otra fábrica y destinar este galpón para otra cosa”.

0
Share