Esa lejana barbarie

Esa lejana barbarie

Cristina Bajo / Editorial Sudamericana
La noticia del fusilamiento de Camila O’Gorman y Ladislao Gutiérrez, por órdenes de Juan Manuel de Rosas, se extendió por todo el país, marcando el principio del fin de una época. Por aquellos tiempos, los Osorio, atrapados por la guerra civil, no habían quedado al margen de la violencia, de los desarraigos -voluntarios o forzosos-, del dolor que los ha unido en espíritu aunque los haya separado materialmente. Y desde este o el otro lado del océano, ninguno permanecerá ajeno a la esperanza que propone el general Urquiza: protagonistas de la historia, esperan superar los desencuentros y reconstruir una existencia que saque al país de la barbarie y permita la unificación de las provincias.

0
Share