Es el momento de desafiar a la soja

Es el momento de desafiar a la soja

Fertilizar AC hizo un llamado a los productores y técnicos de Argentina sobre las posibilidades de aumentar los rendimientos de la soja, los cuales se mantienen “estancados” en los últimos 15 años, a pesar de que “tenemos las tecnologías disponibles para mejorarlos sustancialmente”, según aseguró la gerente ejecutiva de la entidad, María Fernanda González Sanjuan.

“La otra variable que permanece planchada en la soja es el nivel de las dosis de fertilizantes empleados. Después de 2015 que fue un año bisagra para la nutrición de cultivos por el escaso uso de la fertilización, la soja no reaccionó. Por eso creemos que hay una oportunidad de manejo de la tecnología que estamos desaprovechando como productores agrícolas y como país”, dijo González Sanjuan.

Con esta premisa, Fertilizar convocó a la charla ‘Un año para desafiar a la soja’ con la participación del Jefe de Agencia del INTA 9 de Julio, Luis Ventimiglia y el vicepresidente de la asociación, Jorge Bassi.

El paulatino deterioro de los suelos por extracción de nutrientes y la mejora potencial del rendimiento están generando cambios en los parámetros de las recomendaciones. “Ahora, con las dosis que trabajamos para lograr altos rendimientos, que representan 30 kilos de fósforo y 16 de azufre, logramos una ganancia de 639 kilos por hectárea, que significa un margen de 72 dólares/ha frente al testigo”.

“El productor está utilizando las recomendaciones que generamos hace 15 años, pero nuestra actual recomendación genera mejores resultados y están probadas con un serio trabajo de ensayos con resultados contundentes. Tenemos la oportunidad de aumentar rendimiento con buena rentabilidad, necesitamos hacer un cambio profundo que empieza por las propias pruebas de campo del productor”.

Luis Ventimigia del Inta 9 de Julio maneja la red de ensayos del oeste bonaerense que provee de datos a la Asociación Civil FERTILIZAR y dio consejos para mejorar los rendimientos basados en un aumento en la aplicación de nutrientes, especialmente el fósforo.

El ingeniero agrónomo describió que el rinde máximo logrado en un lote de soja en el mundo se dio en Estados Unidos con toda la tecnología posible –incluido el riego- y fue de 11.700 kilos por hectárea. Pero apuntó que en el partido de 9 de Julio se lograron 9.000 kilos. Sin embargo, el promedio en su región es de 4.000 kg/ha. “Estos números nos orientan sobre las posibilidades de mejora que tenemos en mi región”. También destacó que “Tenemos que ser más profesionales”, “tenemos muy altas tasas de extracción de fósforo y así los suelos se van degradando. Y cuando la cantidad de nutrientes del suelo es baja, la calidad del grano va a ser baja”, sentenció.

Share