El sector empresario le pide apoyo a Nación para exportar más

El sector empresario le pide apoyo a Nación para exportar más

Los exportadores de peras y manzanas del Alto Valle viven días de mucha preocupación. Por un lado, hay operaciones que no han cerrado porque es más lenta la dinámica de demanda, por otro, no favorece el tipo de cambio y los altos costos de producción y empaque que tienen que afrontar, incluso pagándole al Estado, por anticipado. Dicen que todo esto en la ecuación económica del sector provoca un impacto negativo.

En ese contexto, el director ejecutivo de la CAFI, Marcelo Loyarte, manifestó que las expectativas que tiene el sector son, inicialmente, “moderadas”. Todavía es pronto para aventurar resultados porque falta para que termine la temporada. Sin embargo, advirtió que los mercados de destino, sobre todo aquellos que se encuentran en Europa, por ahora tienen menos dinámica de demanda de lo esperado. “Otros años, teníamos operaciones cerradas para esta época. En cambio, lo que está pasando ahora es que, en muchos casos, estamos en proceso de negociación”, explicó.

Ocurre que el hemisferio norte tuvo una excelente producción y cosecha; y todavía tiene stock en exceso para autoabastecerse. “Esto retrasa la comercialización (tanto de peras como de manzanas) entre importadores y exportadores”, puntualizó el gerente de la Cámara Argentina de Fruticultores Integrados (CAFI).

Desde el punto de vista comercial, el primer síntoma que perciben los exportadores valletanos es que la venta es más lenta, en comparación a otros años. “No sabemos cómo va a terminar la temporada, porque aún hay tiempo”, agregó el referente del sector, sin perder las esperanzas.

“Le reclamamos al Estado nacional, la adecuación de los derechos de exportación, de cuatro a tres pesos, porque es lo que corresponde según la normativa. Esto ha sido reconocido por Nación, pero no entendemos por qué no lo corrige”, señaló Loyarte.

También le piden que se extienda a 90 días el plazo para el pago de esos derechos. Actualmente, tienen 15 días para hacerlo, desde que se autoriza el permiso de embarque. Es decir, tienen que pagar incluso antes de cobrar la exportación, lo que genera un impacto muy negativo en la rentabilidad de la economía regional.

Share