El Gobierno busca darles acceso a Internet a dos millones de hogares

El Gobierno busca darles acceso a Internet a dos millones de hogares

Mientras la campaña política del oficialismo de cara a las próximas elecciones pasa por la publicitada pelea contra las mafias, el Gobierno mantiene con un perfil más bajo su intención de modificar los fundamentos de la burocracia pública mirando a 2019. No sólo para facilitar la eventual llegada de inversiones, sino también para mejorar la relación del Estado con la población.

La llave de ese anhelo es fácil de resumir: se trata de mejorar la conexión a Internet en todo el país, clave en la economía del presente y, en especial, del futuro.

El ministro de Modernización, Andrés Ibarra, fue enfático ayer en ese punto. “Existen hoy en día siete millones de hogares con acceso a Internet. Queremos mejorar la velocidad de 3,5 millones de ellos y alcanzar dos millones de nuevos accesos entre 2017 y2019”, sostuvo, en el marco de su presentación en la Conferencia Mundial de Telecomunicaciones, que se realiza en Buenos Aires por decisión de la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT), un organismo de las Naciones Unidas (ONU).

El encuentro se lleva adelante en el hotel Hilton de Puerto Madero. Hasta el 20 de este mes deambularán 600 funcionarios de diferentes países que tratarán temas relacionados con la ciberseguridad, la inclusión digital, la cibersalud, la transformación digital, la economía digital y la regulación.

El funcionario fue más lejos en sus promesas. Explicó, por ejemplo, que la velocidad promedio de Internet hoy en la Argentina es de 6,5 megabits por segundo (MBPS), pero la intención oficial es llevar ese número hasta los 20 MBPS “para estar a la altura de los países desarrollados de la Unión Europea”.

En la conferencia de prensa que dio junto a Ibarra, el titular de la UIT, Houlin Zhao, lamentó que más de la mitad del mundo (3900 millones de personas) no tenga acceso a la red.

Tras la salida de Oscar Aguad del Ministerio de Comunicaciones, la administración de Mauricio Macri disolvió esa cartera, que se anexó a Modernización, por lo que ahora está en manos de Ibarra.

El ministro también apuntó, sin mencionarlos, contra quienes critican la gestión de Arsat, la empresa del Estado que, entre otras cosas, se encarga de los satélites y del tendido de fibra óptica. “Necesitamos lograr que la política satelital nos permita llegar a todos los rincones del país; incluso a aquellos que no son sustentables desde el punto de vista empresario.”

En esa línea, sostuvo que el nuevo satélite de la empresa, Arsat-3, contará con un diseño “directamente orientado a brindar cobertura en el territorio argentino. El objetivo central es cubrir necesidades de conectividad en el país, con tecnología de punta que permite brindar servicios de banda ancha en áreas de difícil acceso a infraestructura terrestre”.

0
Share