DATA PROVINCIAL

DATA PROVINCIAL

La Ciudad volvió a los cambios. Cosmética de apuro. Entre el amarillo y el verde se mueve el intendente, aunque a veces se calza la boina blanca. El Brujo sigue tirando las cartas. La Legislatura un hervidero. Nadie se quiere quedar afuera

La semana reginense transcurrió con más cambios en el gabinete de Fioretti. Tiempo después de haber asumido, parece que el desafuero “no positivo” que le dio el radicalismo, lo motivó para darse cuenta que es el intendente, con el poder que ello confiere. Cuentan en su entorno que con los cambios quiso dar una demostración hacia afuera. Como al principio, la mayoría de los funcionarios serán los elegidos por el Doctor. ¿Se bancará una nueva renuncia de alguno de los que nombró? ¿En cuánto perjudicaría ésto a su gobernabilidad? Hasta ahora hubieron en algunas áreas dos o más personas ocupando el cargo (deportes, coordinación, obra pública, gobierno, cultura, seguridad, etc.) Preguntas que encontrarán su respuestas con el tiempo. Por ahora los cambios son más cosmética. Golpe de efecto, si se me permite. Porque en la práctica no se traduce nada. Cortado todos los puentes con el Gobernador, Fioretti va buscando caminos alternativos. Golpea puertas en Viedma que apenas se abren y lo atienden rapidito. Sabe que tiene que demostrar. Y no le queda mucho tiempo. En pocos meses se definirán candidatos y comenzará una nueva campaña política. JSRN necesita hacer una elección medianamente buena, para conservar su poder territorial y las posibilidad de llegar al 2019 manejando la agenda. Por eso, será complicado para quien termine nominado transitar por las aguas electorales reginenses teniendo el ancla Fioretti.

 

 

En lo provincial lo político estuvo marcado por el primer paro general hacia el Gobierno Nacional con la marcha central en Viedma. Al igual que lo sucedido en distintas partes del país, muchos de los que salieron a levantar la voz, son los que durante 12 años de gobierno kirchnerista estuvieron calladitos, siendo maltratados y humillados en público. Pero siempre en la primera fila de los actos oficiales. Y ahora tienen que salir a la calle, porque temen que la presión de sectores de izquierda dentros de sus sindicatos, les pueda quitar la comodidad de su espacio de poder.

La fruticultura también es un tema que podría traerles dolores de cabeza al gobierno de la Provincia. Los chacareros se reunirán en dos semanas para definir cómo afrontar el final de la cosecha y, principalmente, la próxima temporada frutícola, y la posibilidad de protestas activas va tomando fuerza. El presidente de la Federación de Productores, Sebastián Hernández, aseguró que en el sector hay “bronca y desánimo” por la falta de respuestas de los gobiernos y consideró posible un plan de lucha.

 

 

Políticamente, en el oficialismo comienzan a notarse algunos malestares, propios del ejercicio del poder. Y a los tiempos electorales que se avecinan. Algunos legisladores se quejaron porque el Bloque de JSRN está apartado de las resoluciones gubernamentales, quedando acotado al obligado apoyo parlamentario. El sistema urdido por “el brujo” comienza a mostrar sus grietas. Para tener el poder genera internas entre los suyos en todos los Circuitos. A través de un perverso mecanismo de dimes y diretes, logra que todos tengan que llegar a él, siendo el único decisor. JSRN está formalizado. El 19 de abril vencerá el plazo para los candidatos de conducción. Pero, ¿existen hoy espacios de sujeción política? Hay ausencia de canales partidarios y referentes válidos. El vicegobernador Pedro Pesatti se diferencia y espera. Esta semana bombardeó las redacciones con operetas de relaciones con Odarda. Se sabe lejos del sistema de toma de decisiones y hace la suya. El secretario general de la Gobernación, Matías Rulli, tuvo que salir a ratificar que el gobierno provincial a través de Juntos Somos Río Negro estará presente en las elecciones de octubre para disputar las candidaturas a diputados nacionales, con la pretensión de obtener bancas en la cámara baja del Congreso, y afianzar así en ese ámbito la identidad y la defensa de los intereses rionegrinos, como uno de los valores más utilizados en los discursos del oficialismo. La aclaración surgió luego de las recientes declaraciones del gobernador Alberto Weretilneck, donde mostró sus prevenciones ente el aparente proceso de polarización político-electoral que se está gestando en el orden nacional, hubo quienes pensaron y comentaron acerca de la posibilidad de que JSRN, para evitar ser víctima de ese fenómeno, se abstuviera de concurrir a las elecciones de octubre y concentrar todas sus energías en los comicios del 2019.

 

 
En el Bloque del FPV quieren comenzar a instalar la crítica como metodología, un método que conoce bien Martín Soria, Presidente del PJ. Apuntan al desgaste. Pero hasta su presidente, Alejandro Marinao, debe esforzarse en sostenerla. El asunto será evaluado en una reunión del jefe roquense con legisladores.

 

 
El Radicalismo y el PRO lo siguen intentando. En los próximos días, mantendrán una importante reunión en Cipolletti, Darío Berardi, presidente de la UCR en Río Negro, el legislador Daniel Sartor y algunos otros dirigentes con Enrique Braun, el interventor del distrito Río Negro del PRO, tal como se había acordado en el encuentro celebrado recientemente en Viedma. Estarán presentes también los colaboradores de Braun, el diputado nacional Sergio Wisky y el delegado del Ministerio del Interior, Juan Martín, ya que estos dos últimos conocen los desacuerdos que existen con los representantes del radicalismo y cuáles son los puntos críticos que hasta el momento impidieron la constitución de Cambiemos. Básicamente, la negativa del PRO de impulsar la designación de afiliados y militantes radicales en la Delegaciones rionegrinas de los Organismos Nacionales.

0
Share