Cortes de luz: el secretario de Energía adelantó que van a aumentar en el verano

Cortes de luz: el secretario de Energía adelantó que van a aumentar en el verano

El secretario de Energía, Darío Martínez, adelantó que los cortes de luz subirán en el verano porque habrá más consumo residencial por el confinamiento. En las empresas distribuidoras, todavía son cautas en dar ese pronóstico, ya que señalan que también habrá menos demanda comercial e industrial por la menor actividad de los comercios y de la producción.

“Van a haber muchos cortes de luz; si la gente se queda en la casa en el verano por la pandemia, la demanda será muy fuerte”, dijo Martínez, en una entrevista con el portal Econojournal.

En el sector privado todavía están haciendo los análisis de qué pasará: si bien es cierto que menos usuarios se irán de vacaciones y estará el consumo muy concentrado en el área metropolitana, también la demanda de grandes usuarios estará en niveles de demanda mucho más bajos que años anteriores, por las limitaciones de la pandemia y por la recesión económica.

De hecho, según datos de Cammesa, la empresa con control estatal encargada del despacho de energía, en septiembre, mientras la demanda residencial aumentó 11% en relación con el mismo mes de 2019, el consumo de grandes usuarios se desplomó 17,5%.

Actualmente, el promedio anual de corte por usuario es de 16 horas para el servicio de Edenor y de 19,20 para Edesur. Para comparar: mientras que en los años 90, cuando el sistema eléctrico tenía mayores inversiones, el promedio era de 10 horas, en el verano de 2013, el peor momento del servicio, el tiempo de corte saltó a 32,60 horas.

“Estamos trabajando activamente con las distribuidoras para avanzar en los mantenimientos preventivos que corresponden. Adicionalmente desde el Estado Nacional estamos trabajando en exigencias concretas de inversión contra pagos pendientes. Me parece apresurado dar una respuesta al respecto. Se está trabajando para que no suceda”, dijeron, por su parte, en el Ente Nacional Regulador de la Electricidad (ENRE).

El nivel de inversión es otra cuestión a observar de cerca, ya que las tarifas de electricidad están congeladas desde marzo de 2019 y seguirán así por lo menos hasta fin de año. “El nivel de obras que se está haciendo es mínimo, hay menos poder de fuego si pasan cosas. El tema no es tanto, quizá, el número de cortes, sino la duración. Estamos haciendo análisis para poder ver cuánto podría ser de más el consumo”, explicaron en una empresa distribuidora.

“Habrá que apelar a un uso racional de todos los que se quedan en su casa, no se puede estar las 24 horas del día con el aire al tope”, agregaron.

Como experiencia de lo que ocurrió en el invierno con las tarifas, las boletas de electricidad seguramente llegarán con incrementos por el mayor consumo, si bien el cuadro tarifario, en principio, se mantendrá sin actualización hasta diciembre.

Según las empresas distribuidoras, en el AMBA, las tarifas deberían aumentar entre 30% y 35% solo para recomponer el atraso de 60% (por la inflación acumulada) que tiene el segmento distribución, que representa alrededor de 16,5% de la factura total. El resto se compone por generación (60%), impuestos (21,5%) y transporte (2%). Esto, sin embargo, no repercute en menos subsidios del Estado, porque para eso se debería actualizar también el valor que pagan los usuarios por la generación eléctrica, que hoy es casi la mitad.

Otro tema a resolver que tendrá el secretario de Energía son las deudas que tienen las distribuidoras con Cammesa, que funciona como amortiguador entre las distribuidoras y las generadoras -Enel, Central Puerto, AES, Genneia, entre otras-.

Cammesa se encarga de comprar la electricidad a las generadoras y le vende a las distribuidoras a mitad de precio. El resto es cubierto con transferencias fiscales, lo que implica que la factura esté un 50% subsidiada. Pero además, el Tesoro debe aportar dinero extra cuando las distribuidoras no le pagan el total facturado. En lo que va del año, las empresas ya acumulan una deuda de $123.000 millones. En un sector dolarizado, esto se agrava a medida que se devalúa la moneda.

“Tenemos que hablar [con Edesur y Edenor] por la deuda con Cammesa. Tienen que tener voluntad de pago”, dijo Martínez en la entrevista. Ambas compañías encabezan el ranking de las más deudoras con $17.479 millones, Edenor, y $15.682 millones de Edesur.

Share
A %d blogueros les gusta esto: