Casas nuevas para que la escuela quede cerca

Casas nuevas para que la escuela quede cerca

Quince kilómetros de ida y quince de vuelta. Esa era la distancia que de lunes a viernes diez alumnos de la Escuela Primaria Intercultural Bilingüe de Chacay Huarruca recorrían para poder ir a clases.

Todos los días los pasaba a buscar un utilitario del Ente de Desarrollo de la Línea Sur. Pero en épocas de crecida de los arroyos no se podía llegar para recogerlos. En esos momentos, cruzar a caballo era una alternativa. La otra: calzarse las botas de goma e intentar cruzar, con todo el riesgo que ello significa.

En tanto, aquellos chicos que viven en lugares de difícil acceso iban a la escuela a caballo.

Pero la historia de sacrificio de estos niños y sus familias tiene un final feliz. El Gobierno Provincial construyó dos casas al lado de la escuela para que los alumnos puedan vivir allí de lunes a viernes junto a un familiar, sin los trastornos diarios que representa recorrer grandes distancias en medio de la Zona Andina.

Seis de los niños vivirán con su abuela. Otros cuatro lo harán con una tía. Todos contarán con una vivienda con servicios, que incluye la provisión de gas envasado para que puedan cocinar, calefaccionarse y asearse. “Por fin mis nietos se van a poder bañar con agua caliente”, resumió la abuela que estará junto a sus nietos en el nuevo hogar transitorio.

Este es un claro ejemplo de la búsqueda de la igualdad de oportunidades para todos los rionegrinos, de asegurar un acceso a la educación para que puedan seguir desarrollándose y construyendo un Río Negro mejor, más equitativo e integrado.

Todos los estudiantes tienen el mismo valor en Río Negro y a todos el Estado debe garantizarles el derecho social a la educación, permitiendo también en esta ocasión un contacto más fluido entre los alumnos que asisten a la Escuela Intercultural.

En Chachay Huarruca habitan familias integrantes de una comunidad mapuche. Allí funciona la Escuela Primaria Intercultural Bilingüe Nº 65 “Lucerinda Cañumil”. Los alumnos asisten a la mañana, con dos docentes y un director.

Tal vez algunos se pregunten el por qué de la construcción de esas dos viviendas en Chacay Huarruca. La respuesta es simple: “Para que los niños y las niñas que viven alejados de la escuela no tengan que caminar largas distancias y así puedan mantener su vínculo familiar a diario”, explica la ministra de Educación, Mónica Silva.

“Estas son inversiones que nadie puede especular con votos. Son necesarias para dignificar la vida y darles igualdad a todos los niños y niñas. Esto les garantiza la posibilidad de estudiar”, resaltó la titular de la cartera.

Además, Silva remarcó que estas acciones tienen “un gran valor en la convivencia y la relación del pueblo mapuche con el Estado”, porque “acá pueden trabajar juntos, hablar su lenguaje y compartir la cultura”.

El gobernador, Alberto Weretilneck, señaló que esta obra viene a solucionar una problemática de mucho tiempo, porque la Escuela 65 “no es una escuela hogar y no tiene residencia”.

“Se ocurrió hacer dos casas para que las familias puedan estar con los chicos acá en el lugar. Todos los días la camioneta del Ente los iba a buscar, pero había un problema cuando el arroyo crecía por los deshielos”, remarcó.

El Mandatario visitó el paraje y recorrió las dos casas junto a la comunidad, que lo recibió agradecida por esta decisión que los pone en igualdad de condiciones con los chicos de las grandes ciudades.

“Nosotros seguimos demostrando que la igualdad es uno de nuestros pilares, especialmente a la hora de brindar el acceso a la educación. Todos los habitantes, los vecinos, los niños y niñas de la provincia tienen el mismo valor en Río Negro”, finalizó

Share