Avanzan las obras sobre la Ruta 23

Avanzan las obras sobre la Ruta 23

La pavimentación de la Ruta Nacional 23 avanza sin pausas y a muy buen ritmo, alimentando los sueños de varias generaciones rionegrinas de poder unir la cordillera con el mar a través del asfalto.

Del asfalto para la principal vía de comunicación que atraviesa la provincia de Río Negro de este a oeste comenzó a hablarse a mediados del siglo pasado. Inclusive la obra fue incluida en varios presupuestos nacionales, pero hasta 1998, siempre vetada por los ministros de Economía de turno. Luego de que el 27 de febrero de 1997 el expresidente Carlos Menem anunciara la obra, un año después sólo se construyeron los primeros 75 kilómetros entre la Ruta Nacional 3 y Valcheta y la obra quedo paralizada. Pasaron cinco años para que los trabajos vuelvan a reactivarse. En el 2004 varias empresas continuaron el pavimento y las obras de artes en varios tramos. Actualmente de los 602 kilómetros, 377 se pueden transitar por asfalto.

El pavimento une la Ruta Nacional 3 con Maquinchao, a lo largo de 335 kilómetros y a estos se les suman otros 32 kilómetros entre Pilcaniyeu Viejo y el acceso al Complejo Tecnológico de Pilcaniyeu –CNEA-.

El asfalto de la Ruta 23 es una obra estratégica para el desarrollo de la Región Sur rionegrina y para la provincia de Río Negro. A través de ella se proyecta el Corredor Biocéanico, siendo este el camino más corto de integración que une el Puerto de aguas profundas de San Antonio Este, del lado Argentino, con Puerto Montt en el vecino país de Chile, a través del paso cordillerano Cardenal Samoré.

El año pasado, en diferentes oportunidades el Administrador General de Vialidad Nacional, Javier Iguacel, recorrió la zona y aseguró que la obra tiene un plazo de finalización en el 2019. Este año, luego del receso estival, las ocho empresas que trabajan en los distintos tramos avanzan a muy buen ritmo. Según datos aportados por Vialidad Nacional, de los 235 kilómetros entre Maquinchao y Bariloche, el grado de avance es del 61,24 %. En los tramos en los que se trabaja, se construyen bases, obras de arte, imprimación, cartelería y pavimento. El objetivo del gobierno nacional es finalizar los 602 kilómetros de asfalto a fines del 2019. Esta obra, que se inició en 1998, demandará una inversión total de 6.000 millones de dólares y generará en total un 1.200 puestos de trabajo.

0
Share