ATE ocupó oficinas del SENASA en Roca

ATE ocupó oficinas del SENASA en Roca

Trabajadores y dirigentes de la Asociación Trabajadores del Estado ocuparon ayer las instalaciones del Centro Regional Patagonia Norte del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (SENASA) para reclamar la reincorporación de los 130 despedidos y en repudio a la flexibilización de los controles internos de los alimentos que se consumen dentro del país.

La medida fue concretada por un nutrido grupo de manifestantes después de una conferencia de prensa que se dio en la vereda del organismo que estuvo encabezada por el secretario general Rodolfo Aguiar y otros referentes de ATE.

“Las autoridades nacionales y locales no han estado a la altura de las circunstancias y son cómplices de intentar generar un colapso económico en el organismo. En este momento se consolida un doble estándar de controles que expone a toda la población al contagio de graves enfermedades como el Síndrome Urémico Hemolítico. Se controla de manera estricta solo la exportación y se flexibiliza el consumo interno”, denunció Aguiar.

El dirgente adelantó que “vamos a sostener la ocupación y además profundizaremos las medidas hasta que los trabajadores despedidos sean reintegrados a sus tareas y nos garanticen que los servicios que presta el SENASA no serán privatizados o tercerizados”.

Advirtió además que “las últimas medidas implementadas exponen a toda la población a un serio riesgo en su salud y afectan el estatus sanitario que logró la región luego de décadas de trabajo”.

“Los funcionarios han resuelto extremar los controles sobre la exportación y eliminar los mismos para el mercado de consumo interno, exponiendo a la población al contagio de variadas y graves enfermedades”, sostuvo el gremialista.

Por su parte el ingeniero agrónomo y delegado sindical Matías Miquelez denunció que “se van a recortar mil puestos de trabajo entre médicos veterinarios y técnicos y, por ejemplo, el Estado no va a controlar las carnes. No se podrá certificar condiciones de higiene, temperatura ni salubridad de productos de consumo masivo como las hamburguesas, con lo que se deja muy expuesta a la población a enfermedades como el SUH que deviene del contacto con bacterias como escherichia coli”.

Desde ATE se denunció que las autoridades nacionales apuntan a privatizar los controles que hoy se realizan en los frigoríficos y galpones, transfiriendo de esta manera servicios que son indelegables del Estado “para favorecer a las grandes empresas y los grupos económicos”.

 

0
Share